Editorial

Marisol Cen Caamal: Cada vez más cara la vivienda

Algunos me han comentado que con el sueldo que ganan, ven casi imposible poder comprar una vivienda en algún momento de su vida. Su percepción no es desatinada...
sábado, 22 de enero de 2022 · 05:30

Una de las grandes preocupaciones de las personas que todavía no han podido adquirir una vivienda es el crecimiento tan acelerado que se ha dado en los últimos años en los precios de las casas.

Algunos me han comentado que con el sueldo que ganan, ven casi imposible poder comprar una vivienda en algún momento de su vida.

Su percepción no es desatinada. Si comparamos a través del tiempo el crecimiento que han tenido los ingresos de las familias con el crecimiento que ha tenido el precio de la vivienda, podremos ver que hay una brecha que se acrecienta a pasos agigantados.

 

Los precios de la vivienda en Yucatán aumentaron 58% en cinco años

Según el Índice SHF de Precios de la Vivienda en México, de los años 2015 a 2020 los precios de vivienda nueva o usada con crédito hipotecario garantizado en Yucatán aumentaron un 58%.

Hay varios factores a los que se les puede atribuir ese crecimiento tan acelerado en los precios de la vivienda. Uno de los que vamos a abordar el día de hoy es la financiarización de la vivienda.

La financiarización de la vivienda es un concepto que hace referencia a que la vivienda ha pasado de ser un derecho humano a una mercancía, un activo financiero para invertir y obtener beneficios.

Este fenómeno está ocurriendo en varias partes del mundo. Quienes tienen recursos financieros están adquiriendo viviendas, no con el fin de habitar en ellas, si no de obtener ganancias por el incremento que puedan tener en los precios, así como por lo que puedan obtener de ingresos al rentarlas.

 

Contrastes del "boom inmobiliario"

Esto ya está ocurriendo en nuestro Estado y en otros lugares del país. El “boom inmobiliario” que estamos viviendo se da porque muchas personas, en su mayoría foráneas, están adquiriendo viviendas como una inversión. Mientras tanto, para la mayoría de los yucatecos el “boom inmobiliario” solo los aleja cada día más de la posibilidad de adquirir una vivienda.

La financiarización de la vivienda es un fenómeno que vale la pena estudiar y en el que las autoridades deberían prestar más atención. Es posible observar sus efectos en otros lugares donde empezaron antes que nosotros.

En muchas ciudades donde este fenómeno está presente hay zonas llenas de modernas construcciones y edificios, con servicios de primera, totalmente vacíos. Mientras que por otro lado hay tantas familias que necesitan un techo, que tienen que conformarse con vivir cada vez más lejos y en peores condiciones.

Los gobiernos deberían promover y vigilar un crecimiento ordenado, pero también equitativo y sustentable en nuestras ciudades; de lo contrario, nos iremos acercando cada vez más a lo que ya desde ahora se vislumbra como un desastre social.

Cuando veo los anuncios inmobiliarios que mencionan que Mérida es un gran lugar para vivir, me entristece pensar que no aplica para todos.

Hay tantos yucatecos que solo pueden ver de lejos los “beneficios” del crecimiento inmobiliario y que solo pueden aspirar, si bien les va, a vivir en la periferia en casas que asemejan pequeñas cajas de zapatos.

Como sociedad ojalá nunca olvidemos que la vivienda es un derecho humano y luchemos por ello.— Mérida, Yucatán.

Correo: marisol.cen@kookayfinanzas.com

Twitter: @kookayfinanzas

*) Profesora Universitaria y Consultora Financiera

 

Otras Noticias