Editorial

Antonio Salgado Borge: Del espectáculo a la democracia

domingo, 23 de enero de 2022 · 00:19

La idea fundamental detrás de un informe de gobierno es que quienes gobiernan públicamente justifiquen el trabajo que ha desempeñado.

En democracias avanzadas, este proceso se cumple con todas sus letras. La persona normalmente gobernante acude al poder legislativo y expone sus principales acciones, pero también reconoce explica sus limitaciones.

El balance no pude ser completamente triunfalista, pues a la lectura del informe le siguen duros cuestionamientos de los opositores. Quien gobierna debe escuchar y responder, sin perder la calma y con argumentos, a las preguntas que las y los representantes populares formulan. No responder es inaceptable. Una mala respuesta podría terminar siendo políticamente costosa por impresentable.

En México el espíritu de los informes de gobierno ha sido vaciado. Quienes gobiernan no pasan por una evaluación estricta que les exija explicaciones. Ni siquiera aplican la más elemental autocrítica o reconocen críticas externas.

En realidad, nuestros gobernantes montan meros circos electoreros o de propaganda; utilizan la ocasión, y los recursos públicos que ésta implica, para acaparar reflectores y autopromocionarse.

No es casualidad que los informes de gobiernos hayan sido rebautizados con el eufemismo “informes de resultados”. Esto es justamente lo que ha hecho Mauricio Vila en sus informes de gobierno, incluido el que presentó la semana pasada.

Al igual que Rolando Zapata o Ivonne Ortega, el actual gobernador ha convertido este acto, necesario en cualquier democracia, en un show vacío; en un evento que se parece más al lanzamiento de un nuevo producto que a los informes de lugares plenamente democráticos.

Mi intención en este artículo es plantear algunas preguntas que tendrían que haber sido respondidas por el gobierno estatal en el marco de un verdadero informe.

Una aclaración preliminar es importante. En Yucatán la estrechez este tipo de preguntas suelen ser vistas por nuestros gobernantes como señal de animadversión. Esto ocurre porque nuestros gobernantes no están acostumbrados a responder a la crítica con datos y con argumentos. También les cuesta trabajo aceptar que pueda existir crítica independiente que no persiga intereses partidistas.

Pero la falta de cultura democrática de nuestros gobernantes no debe ser aceptada como la norma. En realidad, lo perfectamente normal y necesario, es hacerles cuestionamientos respetuosos pero críticos. Es la falta de respuesta a estos cuestionamientos lo que puede resultar ofensivo o escandaloso.

Para fines prácticos, dividiré las preguntas que sugiero en categorías.

 

Recursos públicos

(1) El gobierno del estado anunció, con bombo y platillo, la construcción de un “estadio sostenible” en Cordemex. Mucho se ha dicho que la inversión será privada y que ese estadio no constará las yucatecas y a los yucatecos. Sin embargo, el terreno en que se construirá era propiedad pública administrada por el gobierno.

En un régimen democrático, uno esperaría que la decisión de transferir un terreno a una empresa haya estado precedida de una convocatoria pública, que distintas empresas hubiesen podido ofrecer proyectos (no necesariamente un estadio es lo único que se puede hacer en ese terreno) y que estos proyectos hubiesen sido analizados públicamente.

Pero esto no ocurrió con el caso del terreno que perdimos. ¿Por qué no se anunció que habría una competencia para decidir qué proyecto sería más conveniente? ¿Qué criterios se siguieron para aceptar la oferta recibida? ¿Por qué se eligió específicamente esa empresa y esa ubicación?

(2) Mucho se ha hablado de que existe un proyecto para construir un nuevo aeropuerto en Mérida. Sin embargo, el aeropuerto actual no sólo tiene la capacidad sobrada para atender las necesidades de las yucatecas y los yucatecos a mediano plazo, sino que se encuentra en perfectas condiciones y ha sido recientemente remodelado.

En este escenario, una inversión multimillonaria en un nuevo aeropuerto parece un desperdicio de proporciones mayúsculas. ¿Impulsará el actual gobierno ese proyecto? ¿Cómo justificaría el gobierno una decisión de este tipo?

(3) Parte de la prensa local dio cuenta, con bombo y platillo, de un viaje que usted y una comitiva hicieron a Dubai con el fin de fortalecer los lazos comerciales de Yucatán en esa región del mundo.

Esos viajes son pagados con dinero público. En consecuencia, un proceso de rendición de cuentas es pertinente y necesario. Las preguntas obligadas son ¿cuánto se gastó en ese viaje? ¿qué beneficios específicos y concretos se obtuvieron del mismo? ¿Cuáles son las evidencias de que son más los ingresos que generó o generará el viaje que sus gastos?

 

Emergencia climática

(4) Los efectos de la crisis climática son cada vez más palpables en Yucatán. Lluvias e inundaciones sin precedente, así como temperaturas intensas, son apenas algunos de sus manifestaciones sensibles.

De acuerdo con un informe publicado en “MIT Technology Review”, los lugares con corrientes de agua subterráneas tendrían que estarse preparando para la inminente subida de esas corrientes a la superficie. ¿Qué medidas está tomando su gobierno al respecto?

(5) Relacionado con lo anterior, está sobradamente documentado que la contaminación del manto freático es un problema creciente en Yucatán y, particularmente, en Mérida. Esto ya se comenta en sectores que van desde personas dedicadas a la construcción o excavación hasta activistas ecologistas.

Las políticas actuales son insuficientes y la situación es, literalmente, insostenible. De no revertirse las yucatecas y los yucatecos perderemos nuestra gran reserva acuífera y podríamos terminar sumergidos en desperdicios.

Es cierto que revertir esto requiere de un enorme trabajo transexenal y bien planeado. Pero en algún momento hay que empezarlo. Por que ni usted ni su gobierno, en particular su Secretaría de Medio Ambiente y su Japay, ¿han presentado este proyecto? Si este no es el caso, ¿por qué? Acaso no reconoce el gobierno la seriedad de este problema y su responsabilidad en el mismo?

 

Seguridad

(6) El caso de José Eduardo Ravelo cimbró al país. Aunque existen muchas interrogantes abiertas, una cosa es cierta: el caso se enturbió en buena medida porque, consciente o inconscientemente, la Fiscalía de Yucatán claramente hizo mal su trabajo.

En cualquier sitio democrático, el desaseo de l Fiscalía hubiese ameritado un posicionamiento del gobernador. También hubiese costado su puesto al titular de esa dependencia ¿Por qué nada de esto ha ocurrido? ¿Qué opinión le merece al gobernador? ¿Qué acciones específicas promoverá para que no vuelva a suceder algo semejante?

(7) El caso Ravelo sirvió también para que muchas personas en Yucatán manifestaran sus mala experiencias con cuerpos policiacos. Casos de violaciones a derechos humanos por partes de cuerpos policiacos han sido exhibidos por el Diario de Yucatán y otros medios consistentemente.

Este estado de cosas quedó corroborado por un informe del CASEDE que, recopilando datos duros, dio a conocer que en Yucatán la policía viola sistemáticamente derechos humanos y que estas violaciones quedan en total impunidad. ¿Por qué el gobernador no se ha pronunciado al respecto? ¿Cómo explica esta situación? ¿Qué piensa hacer para corregirla?

 

Derechos humanos

(8) Después de una larga lucha por parte de organizaciones de la sociedad civil, y gracias a un amparo promovido por el Colectivo para la Protección de Todas las Familias e Indignación, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) obligó al Congreso local a modificas el marco legal existente para garantizar el pleno acceso al matrimonio igualitario en el estado.

Al Congreso dominado por su partido y controlado por usted, que se había valido de métodos antidemocráticos para desacatar lo dictaminado esa corte, no le quedó más remedio que doblar las manos y dar un paso hacia adelante en materia de derechos humanos.

Pero el reconocimiento no será una realidad hasta que el gobierno que usted encabeza no haga una publicación. Aunque esto tan sólo tomaría un par de minutos, hasta ahora, usted y su gobierno han negado a hacerlo. El resultado de ella es descartar, por la puerta de atrás lo que dice la SCJN.

¿Considera usted que las personas de la comunidad LGBTI tienen menos derechos que las yucatecas y los yucatecos heterosexuales? Si la respuesta es “no”, ¿a qué se debe el bloqueo de su gobierno al reconocimiento de los derechos de las personas que integran esta comunidad?

(9) Yucatán continúa en los primeros lugares en materia de violencia de género —ya sea contra mujeres o contra personas de la comunidad LGBTI—. Claramente el número de feminicidios y sus características son alarmantes.

Sin embargo, no sólo su gobierno ha guardado silencio y no ha presentado medidas reales y respaldadas por personas expertas para atajar este problema, sino que decidió reemplazar a la respetada feminista que encabezaba la secretaría encargada de velar por las mujeres. ¿Qué piensa hacer su gobierno para contener esta violencia? ¿A qué se debe su decisión de bajar el perfil de quien encabeza esa secretaría?

(10) Las medidas que su gobierno ha implementado para controlar los contagios del virus de la Covid- 19 son, por decir lo menos sui generis. Políticas como el toque de queda o la restricción de venta de bebidas alcohólicas no han sido avaladas por la OMS, ni implementadas en países que más exitosamente han combatido a este virus.

Es más, ni siquiera hay evidencia de que estas medidas hayan sido útiles en Yucatán. Sin embargo, contribuyeron a complicar la vida de miles de personas e hicieron más difícil impactos físicos, psicológicos y económicos que son ya lo suficientemente complicados. ¿Cómo explica usted su decisión de implementar estas medidas? ¿Por qué pensó que serían efectivas? ¿Se arrepiente de haberlas implementado?— Edimburgo, Reino Unido.

Correo: asalgadoborge@gmail.com

Twitter@asalgadoborge

*) Doctor en Filosofía (Universidad de Edimburgo).

Otras Noticias