Editorial

Ricardo Alberto Gutiérrez López: Los médicos cubanos

viernes, 13 de mayo de 2022 · 01:30

Después de una visita a Centroamérica y Cuba, el presidente de la nación, en una de sus conferencias matutinas, manifestó su intención de contratar alrededor de 500 médicos cubanos con el fin de reforzar la comunidad médica del país.

Señaló que no hay suficientes médicos especialistas para recorrer las zonas más marginadas del territorio nacional. Esta última decisión ha generado controversia e indignación entre miembros del Senado y profesionales de la salud, quienes perciben este acuerdo político tanto injusto como ilógico, alegando que en nuestro país sí se cuenta con los médicos especialistas suficientes para cubrir la demanda. Por supuesto, si desde un principio se les hubiera ofrecido la oportunidad de cubrir esas plazas.

En materia económica, el gobierno ha destinado desde el año pasado una cantidad considerable de recursos para el pago de estos profesionistas extranjeros quienes, al venir a ocupar plazas en México, obviamente merman las oportunidades para médicos locales.

Según el mandatario, una de las razones por la que se tomó esa decisión tiene que ver con la incapacidad que ha demostrado el sector educativo nacional para formar médicos y profesionistas en general durante la pasada administración neoliberal, misma que en sus propias palabras “dejó sin apoyo a la educación y además la ofertó como si fuera mercancía”.

Así, como consecuencia de la limitación en el cupo para ingresar a una universidad, muchos no eran admitidos. De esta forma si mil estudiantes solicitaban ingresar a una facultad de medicina, únicamente eran admitidos cien. En este sentido y en primera instancia, me parece que seguir culpando al antiguo régimen neoliberal es absurdo.

A estas alturas (tres años y medio desde que el presidente tomo posesión de su cargo) el problema ya no le es ajeno. Ahora pertenece también a la administración actual. ¿Cuál es la solución? ¿Admitir sin distinción a todos los aspirantes a una universidad? Definitivamente no.

Al respecto, en un artículo previo de mi autoría publicado en este mismo espacio hago referencia al siguiente párrafo sobre la necesidad de los sistemas de selección en las universidades:

“¿Todo el que aspira a ingresar a una universidad debe hacerlo? No necesariamente. Debe buscarse en primer lugar una vocación bien dirigida, así como una capacidad para desarrollarse integralmente en la carrera de su elección. Estas intenciones deben ser refrendadas con un buen resultado en el examen de admisión. La sociedad debe tener un mercado de trabajo que dé cabida a tal número de egresados. Necesitamos profesionistas capaces, con vocación para transformar nuestra nación para bien. Tal aspiración la debemos tener todos; pero no necesariamente con una carrera universitaria. Cualquier actividad debe estar encaminada al bienestar común. Los estudiantes de nivel superior deben poseer habilidades especiales para desarrollarse profesionalmente. No cualquiera puede ser médico o ingeniero. El hecho de querer ingresar no da la habilidad; es preciso demostrar que se poseen las cualidades necesarias para ser un buen profesionista”.

En el caso de las facultades de medicina surge la cuestión de las prácticas profesionales. Aunque todos fueren admitidos, la gran mayoría no tendrá donde realizarlas. Es por eso que las facultades siguen recibiendo la misma cantidad de alumnos. No ha cambiado nada.

Las escuelas del bienestar, por su parte, operan en condiciones precarias tanto educativas como en cuestión de infraestructura. Permitir el acceso indiscriminado sin realizar un análisis concienzudo de cuáles carreras son necesarias para cubrir los requerimientos sociales y de mercado es irresponsable; tanto como seguir ofertando aquellas cuya demanda está evidentemente saturada.

En nuestro país contamos con suficientes médicos para cubrir lo que la población precisa y que nuestro presidente sugiere. La contratación de médicos extranjeros para cubrir este campo de trabajo pasa por alto este hecho.

Ahora bien, si el argumento que se maneja para solicitar apoyo a Cuba es que nuestros médicos no estarían dispuestos a desplazarse a donde se les necesite, bastaría con preguntarles. ¿No?

La contratación de los 500 doctores cubanos sigue claramente un objetivo político ajeno al sistema educativo. Sea cual fuere este objetivo, es evidente que la agenda del presidente sigue manifestándose cada vez que hace este tipo de señalamientos, los cuales solo buscan dividir.— Mérida, Yucatán.

leconser@yahoo.com

Exdiputado y expresidente del Congreso del Estado.

Otras Noticias