Escozor y mezquindad en la oposición

Freddy Espadas Sosa: Aspectos claves de la reforma electoral

sábado, 7 de mayo de 2022 · 01:30

Me gusta citar unos pasajes que mi estimado colega Manuel Martín Castillo incluyó en su libro “Historia, ciencias sociales y democracia” (Maldonado Editores 2011).

Martín Castillo sostiene que estudiando el pasado humano descubrimos la historicidad de las instituciones, es decir, que el ser humano es el que crea dichas instituciones; por lo tanto, también puede transformarlas o sustituirlas.

En otras palabras, con la historia el ser humano descubre su libertad y su capacidad para crear y transformar su modo de vida. En consecuencia, si los seres humanos están insatisfechos con las instituciones que rigen su vida, no tienen porqué soportar estoicamente esa situación; pueden proponerse su transformación, ya sea reformándolas o sustituyéndolas por otras.

Estas aleccionadoras ideas vienen como anillo al dedo al analizar la iniciativa de reforma electoral recientemente enviada a la Cámara de Diputados por el Presidente de la República.

A decir verdad, esta iniciativa es quizá la propuesta de transformación más profunda que se haya hecho en los últimos 25 años con respecto al sistema de representación política del país. El Presidente plantea que el objeto de esta iniciativa es adecuar el sistema electoral mexicano a las transformaciones políticas que ha vivido México en los últimos años. Específicamente se busca: a) ampliar la representatividad y garantizar la pluralidad en los poderes públicos, b) insertar el principio de austeridad republicana en el sistema electoral y de partidos; c) facilitar el ejercicio de los mecanismos de participación ciudadana en la vida pública; d) fortalecer a los órganos administrativo y jurisdiccional en materia electoral, salvaguardando su autonomía e imparcialidad en las contiendas electorales, y e) homologar los procesos electorales locales y el método de representación.

Destaco enseguida los aspectos esenciales de la reforma constitucional propuesta por el Ejecutivo federal:

I. Eliminación del financiamiento público de las actividades ordinarias de los partidos políticos (plantilla laboral y buenes muebles e inmuebles), que consumen la friolera de 11,000 millones de pesos anuales del erario. Se propone que estos gastos sean solventados con las aportaciones de sus militantes y simpatizantes.

II. Nuevo modelo de comunicación política, centrado en el acceso de los partidos políticos y candidatos independientes a radio y televisión, mediante los tiempos que corresponden al Estado. Adicionalmente, en tiempos no electorales se garantiza el acceso de los partidos a radio y TV, asignándoseles el 12 por ciento del tiempo total del Estado.

III. Unificación de las autoridades electorales administrativas y jurisdiccionales, con la consecuente extinción de los Organismos Públicos Locales Electorales y de los Tribunales Electorales Estatales, cuyo costo anual es de 13,000 millones de pesos, sumados a los 68,000 millones de pesos que le cuesta al erario el aparato electoral federal.

Se propone que el Instituto Nacional de Elecciones y Consultas (INEC) sustituya al actual INE, convirtiéndose en la única autoridad electoral del país.

IV. Dado que desde su creación tanto el INE como el TEPJF fueron integrados mediante cuotas partidistas y coptados por los grupos de poder —lo que actuó en franco detrimento de su imparcialidad—, se propone reivindicar a la ciudadanía como fuente de poder y representación de estas instituciones, esenciales para el funcionamiento de los poderes de la nación.

Por tal circunstancia, la iniciativa presidencial propone que el voto popular decida la integración del TEPJF y del Consejo General del INEC, a partir de candidaturas presentadas por las Cámaras de Diputados y Senadores, la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Ejecutivo federal.

Para la integración del INEC —que será bajo el principio de paridad de género— se elegirán a siete personas consejeras, y presidirá este organismo aquélla que haya obtenido la mayor votación. Para la Sala Superior del TEPJF se elegirán también a siete personas magistradas.

V. Desaparición del esquema de legisladores federales de mayoría relativa y de presentación proporcional, dando paso a un esquema de representación proporcional ¨pura” mediante la elección a través de listas por cada entidad federativa. Bajo este nuevo esquema, la Cámara de Diputados quedaría conformada por 300 curules, eliminándose 200 diputaciones contemplados en el esquema vigente.

El Senado de la República quedará integrado por 96 escaños, manteniéndose el espíritu federalista de tener 3 senadores por cada estado y eliminándose los 32 que en mala hora y sin ningún fundamento estableció la clase política para satisfacer sus intereses partidistas.

VI. Integración de los Ayuntamientos, mediante el sistema de listas votadas de manera paritaria, por un Presidente o Presidenta Municipal, una sindicatura y el número de regidurías que le corresponda conforme a su número de habitantes.

VII. Las legislaturas de los estados se integrarán con diputados y diputadas elegidos conforme al sistema de listas votadas en ellos. Se prevé una disminución en el número de diputados; para el caso de Yucatán pasaríamos de 25 a 17 legisladores.

Concluyo esta glosa de la iniciativa, señalando que, lamentablemente, la coalición opositora “Va por México” parece estar sintiendo un fuerte escozor en sus fibras más sensibles o de plano raya en la mezquindad, pues ha seguido el camino más fácil y a la vez menos útil para la sociedad: descalificar y rechazar de antemano la propuesta presidencial en comento, alegando falazmente que se trata de un “retroceso”, “un atentado a la democracia”, el avance del ”autoritarismo”, etc.

Nosotros, por el contrario, consideramos que la reforma electoral propuesta debe ser objeto de la más amplia deliberación pública, misma que debe ser alentada por los partidos, la sociedad civil, las universidades, los sindicatos y los medios de comunicación. Veremos.— Mérida, Yucatán.

canek_1999@yahoo.com.mx

Doctor en Educación. Director de la Universidad Pedagógica Nacional en Yucatán.

 

Otras Noticias