Editorial

Guillermo Fournier Ramos: Habilidad de aprender

jueves, 9 de junio de 2022 · 02:36

Toda persona cuenta con una serie de talentos por cultivar, habilidades por desarrollar y conocimientos por nutrir.

Por definición, los seres humanos nos hallamos permanentemente en un estado de evolución; madurar es crecer, y la experiencia nos permite aspirar a mejorar como individuos y como integrantes de una sociedad.

La era contemporánea, repleta de innovación, incertidumbre y volatilidad, exige que profesionistas y organizaciones estén dispuestos a aprender de manera continua, actualizándose en conocimientos y estrategias.

El riesgo de no adaptarse al contexto cambiante es caer en la obsolescencia y perder terreno en un mercado de alta competitividad.

Como asegura en conferencias el magnate chino Jack Ma, fundador de Alibaba: “Todos recordamos la fábula de la liebre y la tortuga. Pues bien, el mundo actual demanda que seamos tan rápidos como la liebre, y tan pacientes y perseverantes como la tortuga”.

Quienes aprendan a adaptarse al entorno dinámico que se avecina resultarán los grandes ganadores. ¿Quiénes serán los profesionistas codiciados por los reclutadores? Aquellos con una disposición por adquirir conocimientos, descubrir horizontes y estimular su creatividad a través de experiencias.

Existe un término anglosajón que describe esta cualidad tan especial: learnability. La habilidad de aprender se da en los individuos que liberan su curiosidad, no temen a los cambios, y reconocen que nunca somos lo suficientemente expertos en una disciplina, sino que siempre puede aprenderse algo nuevo.

La buena noticia es que todas y todos podemos asumir el compromiso de tomarnos en serio el learnability y fortalecer nuestra capacidad de aprender y desaprender de manera continua. En este orden de ideas, aquí comparto tres puntos para iniciarnos en la importante tarea del learnability:

Uno. En la mayor parte de los países occidentales, la educación tradicional nos ofrece programas de posgrado una vez que hemos concluido con la formación universitaria de licenciatura o pregrado. Se trata de una buena apuesta, siempre y cuando elijamos una opción que se ajuste a nuestras necesidades y aspiraciones profesionales.

Si nos interesa estudiar una maestría o doctorado, será imprescindible observar diferentes universidades y planes de estudio para llevar al cabo una elección adecuada.

Los cursos de educación continua como diplomados y especialidades suelen ser una inversión inteligente, ya que brindan conocimientos específicos y su duración es relativamente corta.

Dos. La fórmula autodidacta no debe menospreciarse, pues tiene múltiples ventajas. Acudir a la lectura es un modo flexible y accesible de robustecer nuestra cultura, estimular el intelecto, y abrir el pensamiento creativo.

A su vez, los audiolibros, podcasts y cursos en línea son recursos valiosos a través de los cuales podemos actualizar información, reforzar conocimientos, y aprender cosas nuevas.

La curiosidad es la mejor aliada de las personas autodidactas; el afán por descubrir trasciende límites y conduce a la obtención de un conocimiento sumamente sólido en diversas áreas.

Tres. El concepto de just-in-time learning o aprender justo a tiempo es aplicado por notables directivos de empresas en todo el mundo. Se trata de preparar a conciencia un evento o actividad de relevancia profesional recabando información, desarrollando destrezas e imaginando posibles escenarios.

Por ejemplo, si fuéramos a tener una importante reunión de trabajo con inversores canadienses dentro de un mes, tal vez habría oportunidad para familiarizarnos con aspectos de la cultura empresarial de ese país, e incluso memorizar algunas frases corteses en lengua inglesa o francesa.

Seguramente también podríamos conocer acerca del perfil y trayectoria de los inversores en cuestión con el propósito de generar empatía y vínculos que faciliten el trato profesional.

No estaría de más consultar algunos videos en Youtube sobre temas de negociación, e incluso leer algún libro sobre cómo cerrar acuerdos.

La habilidad para aprender o learnability será una de las cualidades de mayor trascendencia en el futuro próximo. En este contexto, la conformidad será enemiga de la superación profesional y la apatía se convertirá en el gran obstáculo por superar en los equipos de trabajo. Aprender, desaprender y reaprender: la tríada fundamental para alcanzar el éxito.— Mérida, Yucatán.

fournier1993@hotmail.com

Licenciado en Derecho, maestro en Administración

 

 

Otras Noticias