Editorial

Cholyn Garza: Urge recuperar la tranquilidad

domingo, 3 de julio de 2022 · 01:50

Con todo lo que está sucediendo en nuestro querido México, nuestro amado país que cada día que pasa lo vemos más agraviado, más confrontado sin que se le defienda como debería ser, ¿nos hemos preguntado qué podemos hacer por nuestro país? ¿Qué nos está sucediendo? ¿Por qué debemos estar confrontados cuando México necesita, urge que estemos unidos?

¿Realmente el país está mejor que antes? ¿Había necesidad de destruir las instituciones? ¿Qué necesidad hay de insultar a personas o grupos? ¿Por qué estamos permitiendo que se apoderen de nuestro México bandas criminales? Estas y otras preguntas más están ahí y México espera más que respuesta, soluciones.

Soluciones que no vendrán del actual gobierno, el cual ya ha tenido más que tiempo suficiente para ir arreglando las cosas en el país y en lugar de eso, ha estado destruyendo nuestras instituciones, destruyendo los fideicomisos que había para salud, educación, ciencia y tecnología y demás. Pero lo más peligroso, por lo tanto, imperdonable, es ir “entregando” territorio a las bandas criminales que hoy mantienen asoladas a no pocas poblaciones de nuestro México.

La criminalidad ha crecido peligrosamente porque las corporaciones que deberían poner orden están impedidas para hacerlo. Las órdenes que tienen es la de respetar los derechos de los delincuentes porque “también” son seres humanos.

Es la percepción del presidente dentro de su política de “abrazos, no balazos”

Con ese criterio no sé cuándo podrá realmente combatirse al crimen; a los grupos criminales que se ha organizado mucho mejor que las mismas Fuerzas Armadas a las que hemos observado ridiculizadas, humilladas por individuos que no merecen tolerancia alguna. Se debe pensar en la población, en los ciudadanos, aterrados en no pocas comunidades porque sienten que no hay quien los defienda.

Para hacer frente a la delincuencia hay que darles los elementos necesarios a las diferentes fuerzas del orden, para que realicen con eficiencia su trabajo, no enviarlos casi desarmados a enfrentar a esos grupos que portan armamento de uso exclusivo del ejército.

El país no está bien por más que se nos diga que “vamos bien” en cuestión de seguridad. No puede aceptarse tal afirmación cuando la violencia se desata y la criminalidad avanza sembrando el terror a su paso.

Un gran riesgo representa ejercer la noble profesión de informar. Periodistas son perseguidos y mueren en el cumplimiento del deber. La libertad de expresión se va anulando en un país donde el crimen gana terreno.

Extorsiones, fraudes, secuestros. No denuncies porque te va peor. No, no es bueno el panorama actual. La vida no se respeta por quienes no se han conformado con envenenar a la juventud con drogas cada vez más dañinas. Ya nadie está seguro. Antes, al menos se respetaba a la iglesia y a sus sacerdotes. Ahora no, vidas productivas se destruyen en un momento por individuos que dañan a la sociedad y al país con su presencia. Pero son seres “humanos” y hay que tolerarlos. ¿Hasta cuándo?

Al paso que vamos ¿Cuándo se podrá recuperar la tranquilidad en nuestro México? ¿Cuándo volveremos a transitar sin temor alguno las carreteras del país?

Quizás cuando un gobernante no haga tratos con las bandas criminales en su afán enfermizo de mantenerse en el poder.

Nos preocupa el hoy para construir el mañana de nuestros nietos.

Urge recuperar la tranquilidad en nuestro querido México.— Piedras Negras, Coahuila.

Periodista

 

 

 

 

Otras Noticias