Cholyn Garza

Cholyn Garza: ¿Pobreza o hipocresía?

30/7/2022 · 03:40

Nada hay más molesto que ver a un individuo hablando de austeridad, criticando el comportamiento ajeno, el estilo de vida, porque hay que vivir con sencillez.

Recuerdo cuando decidió no utilizar el avión presidencial porque era muy lujoso y algo así ni “Obama lo tiene”. Con esa expresión se da cuenta cualquiera de las verdaderas intenciones del Presidente de México.

Muchos lo consideraron una persona sencilla porque iba a vender el avión y prefería viajar en líneas comerciales. Según él se iba a ahorrar muchísimo dinero que sería utilizado para obras, ¡Ajá! ¡Cómo no!

¿Cuánto nos ha costado tenerlo sin ser utilizado para los viajes presidenciales?

En realidad, lo que ha pretendido siempre el presidente López Obrador es exhibir a sus antecesores. Gastos excesivos, lujos y muchas cosas más que pertenecen al pasado, solo al pasado, porque hoy con los gobiernos de la 4t es otra cosa.

Analizando un poco la situación de todo lo que hemos vivido en estos casi cuatro años de un gobierno que llegó echando pestes contra los que se fueron, surge la pregunta: ¿realmente ha habido cambio? ¿valió la pena el cambio tan cacareado?

¡Oh, Dios! ¿Cuál austeridad? Si lo que más se ha observado en este gobierno es el derroche de recursos.

AMLO ordenó quitar pensiones a los expresidentes además de sus escoltas. Más por coraje que por ahorrar. Si realmente deseaba mostrar ahorro ¿Por qué decidió vivir en Palacio Nacional?

El lo tiene todo, ignora cuanto cuesta alimentarse bien, comprar medicamentos, ropa, viajes (aunque no le gustan, solo para ir a dejar dinero a sus amigos dictadores), tiene quien lo cuide las 24 horas del día a él y a su familia.

Mientras la inseguridad crece a pasos agigantados y todos los ciudadanos estamos en riesgo, la familia presidencial es cuidada en su búnker y fuera de él.

Todos esos gastos corren por nuestra cuenta, sí, de los impuestos de los mexicanos.

Hoy sale de nuevo a pedirle a sus funcionarios que actúen con sencillez. Que ya no habrá viajes al extranjero, ni viáticos.

No nos engañemos, el discurso que estamos escuchando es el mismo de siempre; no hay que olvidar que vienen elecciones y pretenden dar una imagen que en la realidad no tienen porque la austeridad en los políticos o familiares de funcionarios de Morena, no existe.

A sus adversarios le están sacando sus “riquezas”, les han abierto expedientes con el propósito de desprestigiar a la oposición. Sin embargo, a Manuel Bartlet, Alejandro Gertz Manero y otros más no los toca por más señalamientos que haya en su contra.

Viene a mi memoria aquel ridículo espectáculo que ofrecieron los nuevos diputados de Morena al asumir el cargo. Llegaron con su lonchera, con sus alimentos preparados en casa. Al ser entrevistados dijeron que era para “ahorrar”. Nada más falso. Con lo que ganan —dieta que ellos se asignan y que se paga con los impuestos de los contribuyentes— bien pueden pagar su comida.

Además, no han trabajado por el país sino por sus propios intereses obedeciendo las órdenes del Presidente. No olvidamos que destruyeron fideicomisos que existían y que otras administraciones dejaron.

No les importó dejar sin sus tratamientos a los niños y personas con cáncer; desaparecer el Seguro Popular que bien o mal funcionaba, así como los recursos de fideicomisos existentes. Han mostrado siempre que no han sido representantes del pueblo al no sentir empatía ante sus necesidades. Ni amor a la cultura, ni a las artes, ni respeto a las instituciones ni a México. Así de sencillo.

Dinero empleado en obras de relumbrón haciendo a un lado las que realmente requerían atención. Así que no salgan ahora con su mentira de “pobreza franciscana”. San Francisco de Asís, hombre de familia adinerada hizo sus votos de pobreza y llevó una vida de entrega y humildad. Fue congruente en su vida de servicio a los demás.

No quiera el Presidente comparar a sus funcionarios con la humildad, sencillez y honestidad del santo de Asís. En ellos, los políticos farsantes que pregonan ser diferentes no hay pobreza, ni franciscana ni de ninguna otra; hay apariencia, hay falsedad, en una palabra, hay hipocresía, la que se manifiesta en todo lo que hacen pero se acentúa en tiempos electorales.— Piedras Negras, Coahuila.

Periodista

Otras Noticias