Mirador

Mirador

sábado, 30 de julio de 2022 · 03:42

¿Recuerdas, Terry, amado perro mío, cuando salvaste a aquella camada de gatitos de ser devorados por el tlacuache?

Estaban solos en un rincón de la galera —,su madre había salido en busca de alimentos—, y aquel feo animal llegó de pronto. Tú te pusiste entre él y los recién nacidos, y tus ladridos de amenaza hicieron que el tlacuache se alejara.

Tú y la gata eran pertinaces enemigos. Pero ella alcanzó a ver lo sucedido, y entonces hizo algo que me maravilló. Fue hacia ti, untó su cuerpo al tuyo y ronroneó. Si no hubiera visto yo eso no lo habría creído.

¡Cuántos recuerdos dejaste de tu vida, Terry! Por eso no hay muerte para ti. Ahora que escribo esto siento tu presencia, y por la noche me parece oír tus leves pasos en la casa. Sigues con nosotros, aunque no estés ya con nosotros.

Recuérdanos. Terry, para que tampoco nosotros desaparezcamos.— Saltillo, Coahuila.

 

Otras Noticias