Editorial

Freddy Espadas Sosa: ¿Habrá un giro drástico en Yucatán?

domingo, 31 de julio de 2022 · 01:15

El domingo 2 de junio de 2024 los mexicanos elegiremos al próximo presidente o presidenta de la República. Si no hubiese ningún cambio en la legislación electoral federal, ese día se elegirá también a 128 senadores y 500 diputados federales, en tanto que se renovarán nueve gubernaturas, 30 congresos estatales e innumerables ayuntamientos (Yucatán incluido).

Aunque los 22 meses que faltan para la realización de dicha elección parecieran mucho tiempo, en realidad se trata de un lapso relativamente corto en razón de la innegable celeridad que han adquirido los procesos político-electorales en el país y en nuestro estado en particular.

En efecto, en el mar proceloso de la política yucateca la disputa por los distintos espacios de poder prácticamente ha comenzado a intensificarse entre las principales fuerzas políticas y entre los actores directamente involucrados en esta álgida liza electoral.

Así las cosas, dos encuestas recientes sobre las preferencias ciudadanas con miras a los comicios de 2024 muestran una ascenso creciente del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en Yucatán, lo que expresa sin lugar a dudas que se está dando un cambio sustancial en los escenarios político-electorales del estado, dominados durante varias décadas por el pernicioso bipartidismo PRI-PAN en la lucha desaprensiva por el poder.

De acuerdo con la casa Massive Caller, al 12 de julio pasado el 38.4% de los electores votarían por Morena en la elección para gobernador, en tanto que el 35 % lo haría por el PAN y apenas el 8.3% votaría por el otrora poderoso PRI.

En el plano de las personalidades públicas que se perfilan como posibles candidatos o candidatas a gobernador por sus respectivas formaciones políticas, las mediciones de la citada casa encuestadora muestran que el alcalde meridano Renán Barrera Concha y el delegado del gobierno federal Joaquín Díaz Mena encabezan las preferencias electorales por el PAN y Morena, respectivamente, pues el primero aventaja con el 38% a la diputada federal Cecilia Patrón Laviada (30.6%) y “Huacho” se coloca con el 29.4% por arriba de la senadora expriista y ahora morenista Verónica Camino Farjat (24.3%).

Para el caso del PRI, se aprecia que el senador Jorge Carlos Ramírez Marín se ubica con el 26% por arriba del derrotado excandidato a gobernador Mauricio Sahuí Rivero (23.3%) y del diputado federal Pablo Gamboa Miner (20.5%).

Cabe añadir que varias de las personalidades citadas son bastante conocidas por la ciudadanía, en porcentajes que van desde el 41.5% hasta niveles superiores al 50%, como son los casos de Barrera Concha y “Huacho” Díaz.

Resulta por demás interesante observar que una nueva medición realizada por Massive Caller el 26 de julio pasado muestra leves pero significativos cambios en las preferencias ciudadanas en la elección para gobernador, ya que Morena pasó del 38.4% al 39.3%, en tanto que el PAN sufrió un descenso del 35% al 33.8% de la intención del voto ciudadano.

Finamente, en relación con las personalidades públicas que los ciudadanos perfilan para alcanzar la candidatura al gobierno del estado, la última encuesta en comento revela que con un 41% Renán Barrera deja atrás a Cecilia Patrón (29.3%), en tanto que ocurre lo propio con “Huacho” Díaz, quien se coloca con 10 puntos de ventaja sobre la senadora Camino Farjat, pues el “superdelegado federal” obtuvo el 32.2% y la legisladora apenas alcanzó el 22.1%.

En cuanto al PRI, el senador Ramírez Marín avanzó al 30% y Mauricio Sahuí subió apenas un punto porcentual con respecto a la medición anterior (del 23.3 al 24.3%).

Ante este panorama general —que puede cambiar de manera significativa en los próximos meses conforme los actores políticos afinen sus estrategias e intensifiquen sus “precampañas” internas y externas—, resulta importante hacer las siguientes acotaciones.

Primera: el ascenso de Morena en el estado y la no lejana posibilidad de que gane la gubernatura y otros espacios de poder, han hecho que esta formación política se haya convertido en un auténtico botín político o un apetecible barco al que se puede tomar por asalto al más puro estilo piratesco.

Desgraciadamente, Morena se ha vuelto una suerte de laberinto en el que confluyen intereses de toda laya encarnados por tránsfugas, oportunistas y ambiciosos, algunos de los cuales aplaudieron de pie los latrocinios y excesos de los gobiernos priistas de Ivonne Ortega y de Rolando Zapata. La prueba palpable la vemos en la lista de candidatos y candidatas que este domingo 31 de julio se disputarán —no de manera muy decente que digamos— los puestos de consejeros estatales y nacionales de este partido, que es la antesala para la repartidera de las candidaturas a los cargos de elección popular.

Segunda: El curso que tomen los procesos políticos dependerá de otros factores relevantes, como el “palomeo” que seguramente habrá de hacer el presidente AMLO para algunas candidaturas claves, los posibles arreglos que el gobernador Mauricio Vila vaya a tener con el Ejecutivo federal, la probable participación del actual secretario de Educación, Liborio Vidal Aguilar, en la disputa por alguna candidatura en el PAN y la plausible incursión del profesor Rogerio Castro Vázquez en la aguda pugna al interior de Morena.

Como puede colegirse, vivimos tiempos de intensos cambios en los escenarios políticos de Yucatán. Si bien aún faltan muchas páginas por escribirse, es claro que los procesos marchan con celeridad y pronto veremos cómo las tendencias de los mismos se irán afianzando entre la ciudadanía. Al tiempo.— Mérida, Yucatán.

canek_1999@yahoo.com.mx

Doctor en Educación. Director de la Universidad Pedagógica Nacional en Yucatán.

 

 

Otras Noticias