El estanque de los cocodrilos

Jesús Retana Vivanco: Te bautizo con el nombre de...

Acostumbramos poner nombres que suenan bonito, pero...
lunes, 1 de agosto de 2022 · 00:20

Te bautizo con el nombre de… Brayan Jacinto Álvarez.

El nombre lo escuché cuando se lo preguntaron a una persona que hacía fila para hacer un pago y me surgió la idea de abordar este curioso, pero a la vez interesante tema y que conste que Brayan o Brian, como prefieran escribirlo, es ya un nombre muy generalizado en México a pesar de su origen irlandés, pero cuando lo escuchamos de la boca de una persona cuyas características no coinciden ni con el origen ni con la personalidad del portador, es cuando levantamos las cejas y nos preguntamos: ¿en verdad estará de acuerdo con su nombre?

Nombres extraños

Hay nombres muy extraños como algunos que se enlistan en internet, como el del colombiano Walt Disney de Jesús Vásquez González, una joya que minimiza los apellidos tan comunes de este hombre. Lo peor del caso es que el nombre lo llevamos hasta la muerte, al menos en los países donde no se puede cambiar.

Recientemente la iglesia acordó guardarle respeto al aspirante a ser bautizado, ya sea niño o niña, sugiriendo evitar nombres estrambóticos como: Batman, Rambo, Hitler, Harry Potter, James Bond, Shakira, Lady Di, Caserólo, Aguinaldo, Rocky, Virgen, Gorgonio, Tránsito, Facebook, Cesárea y otros 40 más que agregaron a la lista, para evitar la denigración y el bullying de la persona cuando esta crezca.

El registro civil de Sonora, estado que ha impulsado la moción, también niega la utilización de más de dos nombres, lo que me parece extraordinario. Mi madre me puso tres y he tenido un sin fin de problemas al grado de sacar un certificado notarial que autentifique mis nombres (José de Jesús Bernardo) cuando solo uso el Jesús para algún tramite oficial. Vaya locura la de mis padres que no pensaron en los inconvenientes que esta práctica ocasiona a la criatura cuando deja de ser niño.

Robin Hood, o Robin el de Batman

Por muchos años trabajó Reynaldo como mi mensajero, en ese entonces un joven muy entrón, proveniente de Valle Luz, un pueblito guerrerense. Se llama Reynaldo Crescencio Orozco, el Crescencio es su primer apellido, no su nombre y se casó con una mujer de su pueblo de nombre María Félix, el Félix no es su apellido es su segundo nombre (bizarro por donde se le vea).

En mis inicios como publicista tuve un compañero de trabajo de nombre Robin, no sé si se lo pusieron en honor a Robin Hood o al aliado de Batman. En ese entonces, era el escarnio de todos por la serie televisiva, situación a la que ya estaba acostumbrado, aunque una vez me confesó: “Ojala me hubieran puesto un segundo nombre como Pedro, Pablo o Raúl, pero tengo que usar mi único pinche nombre… Robin”. Ni cómo  protestar a esa edad.

A veces los papás no dimensionan el daño que pueden infligir a los hijos al ponerles nombres de moda, aunque sus orígenes sean ingleses, franceses, rusos (muy de moda) italianos etc.

Los nombres de los hijos de algunos famosos

Acostumbramos poner nombres que suenan bonito, es el caso de Cameron, Miranda, Everly, Laisha, Donato, Kenia, Nikolai, Carlo, Batia, Alexander, Ania, Dasha, Gala, etc. etc., y los que ostentan  personajes muy conocidos como Tiger Woods, su padre se lo puso en honor al amigo a quien le decían tiger y le salvó la vida en la Segunda Guerra. Elon Musk, nombre producto de una ecuación y de la lengua ficticia que hablan los elfos (?).

Índigo, es el nombre del nieto de Ricardo Montaner, ya que a su hija le fascina el color azul. Zelda Williams, la hija del famoso actor Robin Williams ya fallecido, lo tomó del juego de Nintendo La leyenda de Zelda. Apple Martin, hija de Gwyneth Paltrow, se lo pusieron no porque tuviera algo que ver con las computadoras, sino simplemente les gustó. Ni hablar de los hijos de las Kardashian: North (norte), Saint (santo), Chicago, Mason, True (verdad), Stormi (tormenta), Dream (sueño), Reign (reinado). Demasiada insensatez para hacer comentarios.

Yo creo que cuando pensamos en un nombre para algún hijo, está bien ser creativo, ya los nombres tradicionales pasaron a la historia, pero solo hay que escoger uno que vaya con la tipología étnica o carismática de la criatura, para no hacerlo sentir mal cuando crezca.

Hay que recordar que casi todas las familias acostumbran usar los diminutivos para referirse cariñosamente desde su infancia al nombre del niño o la niña, pero se van quedando por casi toda la vida y doy un ejemplo: Mis nietas se llaman: Isabella y le dicen Isa, Montserrat y le dicen Monse. Mis nietos se llaman: Emilio y le dicen Emi, Rodrigo y le dicen Ro. Hay que hacer el ejercicio del “nick name” como dicen los gringos, o sobre nombre cariñoso para no tener una sorpresa que de repente suene muy feo.

Yo, por muchos años fui Chuy y después Chucho como le dicen a los perros en Monterrey. En mi adolescencia pregunté que quería decir Chuy y nadie me dio una respuesta, me puse a investigar y me sorprendí, porque supongo era el nombre familiar que se asociaba a Jesús Cristo, ya que el significado es: Cristo Hijo Unigénito de Yahvé (las iniciales nos dan el CHUY)… de lo que se entera uno.

No importa cómo nos llamemos, hay que estar orgullosos de nuestro nombre, dicen por ahí, yo le contestaría a esas personas…¡cuidado! ¿qué sentirían si les hubieran puesto alguno de los que ni la iglesia está de acuerdo?

Si estás por decidir el nombre para tu hijo o hija, piénsalo bien antes de que el padre diga: Te bautizo con el nombre de…— Mérida, Yucatán, 1 de agosto de 2022  Twitter: @ydesdelabarrera

Otras Noticias