in

Adictos al dinero

Filiberto Pinelo Sansores
Editorial de Filiberto Pinelo Sansores

La dupla INE-partidos

Filiberto Pinelo Sansores (*)

Se pusieron de acuerdo los 11 consejeros del INE y, en votación unánime, solicitaron a la Cámara de Diputados que incluya en el Presupuesto de Egresos de 2021 la cantidad de 20 mil 464 millones de pesos para sus gastos y 7 mil 200 millones más para entregar a los partidos.

Esto significa que se engullirán, entre todos, la descomunal suma de 27 mil 690 millones de pesos, cantidad que, como es obvio, saldrá de los bolsillos de los mexicanos que pagamos impuestos quienes, de nuevo, tendremos que aceptar el despojo, pues no se ve, en el futuro inmediato, la más mínima posibilidad de que la cifra se reduzca.

Algunos actores políticos se quejan de la insuficiencia del dinero que el gobierno está invirtiendo en la atención de las necesidades del país. Dicen que debería invertir más, pero a la vez defienden que buena parte de los recursos públicos que podrían ser usados con ese fin se sigan derrochando en los privilegios de unos cuantos, como los enormes sueldos y prestaciones, por encima de lo que gana el presidente, de un buen número de funcionarios provenientes del antiguo régimen —gracias a los amparos que les ha dado el poder judicial—; los gastos onerosos de las dependencias en que todos ellos laboran —como el INE— y las desproporcionadas prerrogativas que reciben los partidos políticos, que sirven para que algunos de sus miembros gocen de una vida placentera y, en temporadas electorales, compren votos.

Estos mismos, a la par, se burlan de las acciones que el gobierno federal realiza para recuperar lo que se pueda del dinero público extraviado —en lujos y corruptelas— como la de rifar, simbólicamente, el lujoso y extravagante avión presidencial —y su venta real, cuando le salga comprador— y usar todo lo que se recaude en construir y equipar hospitales, comprar insumos médicos y formar y especializar a los profesionales de la salud, que, se ha puesto en evidencia, le hacen falta al país.

No obstante tratarse de una acción inobjetablemente noble, dado el estado ruinoso en que dejaron el sistema de salud pública del país quienes gobernaron antes, es motivo de ataques y mofas que ponen en evidencia la mala fe de quienes las lanzan que, irónicamente, son los mismos que saquearon al país, aunque simulen inocencia.

Al tiempo que esto hacen, luchan denodadamente para que ni hoy ni en el futuro inmediato pueda reducirse el monto que reciben sus partidos y siga despilfarrándose parte cuantiosa del esfuerzo de los mexicanos.

Aunque existe una iniciativa de reforma al artículo 41 de la Constitución en la Cámara de Diputados presentada por Morena para que se reduzca en un 50 por ciento el financiamiento público a aquéllos, si se aprobara ahora no entraría en vigor sino hasta después del proceso electoral del año próximo, porque en el artículo 105 de aquélla se establece que para tener efectos una reforma electoral, debe ser promulgada 90 días antes de la elección siguiente y la elección de 2021, inició ya, desde el pasado 7 de septiembre.

No es la primera vez que una iniciativa así se propone. El 7 de marzo de 2019, el mismo partido hizo la misma propuesta pero fue rechazada por los diputados del PAN, PRI, PRD y MC, que, con sus votos, impidieron la mayoría calificada —dos tercios de los diputados presentes— que se requiere para aprobarse, por tratarse de una reforma constitucional. La votación quedó: 274 a favor y 204 en contra. Los adictos al dinero volvieron a triunfar.

Esto significa que mientras no exista mayoría calificada en la Cámara a favor de la reforma que permita reducir el dinero público a los partidos, la sociedad seguirá padeciendo el trasiego indecente de recursos sustraídos de bolsas destinadas a atender necesidades sociales, para llevarlas, a cambio, a otras destinadas al privilegio y a la compra de conciencias.

Ello explica, también, la desesperación de los partidos que quieren seguir gozando del mucho dinero que reciben, por impedir que en la elección de 2018 el partido que mantiene la propuesta, Morena, aumente su presencia en la Cámara porque ello implicaría liquidar el obstáculo para aprobar la reforma que permitiría la reducción de sus amados recursos.

No se dan cuenta de que la sociedad no está peleada con sus intereses y que en la próxima contienda electoral muchos ciudadanos les pasarán la factura por estar atentando contra aquéllos.

Es injusto que los mexicanos tengamos que pagar los excesivos gastos de los partidos y no podamos impedirlo porque muchos diputados, que son miembros de aquéllos y representan sus intereses y no los de sus electores, en la Cámara, fallen en favor de las camarillas de los partidos de donde provienen.

En una situación como la actual en que muchos actores políticos se quejan de la escasez del dinero público para atender las necesidades del país, es una muestra de hipocresía y nula solidaridad con éste preferir continuar despilfarrándolo en lugar de que se le invierta en atender las necesidades del pueblo.

Hoy más que nunca se requiere que no se dilapiden los recursos de los presupuestos porque estamos en medio de una grave crisis económica que no nos atropelló sólo a nosotros, sino al mundo entero.

En todos los países la pandemia ocasionó una brutal reducción de las economías. En México la crisis ha sido afrontada sin aumentos de impuestos, ni gasolinazos, ni aumentos de tarifas eléctricas (aparte los errores de medición en el consumo de pocos o muchos usuarios, que causaron alarma, pero se han ido resolviendo, según la Profeco), ni nada que se le parezca, sino con ahorros del gobierno y recuperación de recursos haciendo pagar a los grandes evasores, antes perdonados por sus cómplices en el gobierno.

Es entonces una actitud antisocial la que están asumiendo los actores políticos que mientras exigen se aumenten los recursos destinados a la atención de los problemas nacionales, defienden a capa y espada que se dilapiden buena parte de los que se pierden destinados a los partidos, pues no corresponden a las necesidades democráticas del país, sino al interés de algunos vivales de la política.— Mérida, Yucatán.

fipica@prodigy.net.mx

Maestro en Español. Especialista en política y gestión educativa

 

Chivas, a sumar de visitante

Catedral festejará al Santo Cristo de las Ampollas