in

Administración del pasivo y capital

Fernando Ojeda

Las empresas

Fernando Ojeda Llanes (*)

Las empresas, de acuerdo a su constitución, se clasifican en personas morales y personas físicas con actividad empresarial. Cualesquiera de las dos requieren de información financiera procedente de su contabilidad para dar seguimiento a su economía y a su estructura financiera, por lo que su estado de resultados le servirá para consultar sus resultados económicos y el balance general su activo, pasivo y capital.

Cuando se trata de una persona moral, por lo general se constituyen con la figura de sociedades anónimas de capital variable, en las que un grupo de inversionistas denominados accionistas aportan el capital necesario para el inicio de sus operaciones. Por lo general se inicia con un capital fijo mínimo y un capital variable determinado. Las sociedades anónimas, en el balance general presentan en su lado izquierdo su activo y en el lado derecho su estructura de capital formado por el pasivo y el capital contable.

En el argot financiero este balance es denominado estado de posición financiera porque muestra la clasificación del activo, el grado de riesgo que refleja su estructura de capital en relación a su pasivo a corto plazo, el de largo plazo y su capital contable. Las empresas tienen la dinámica continua de administrar sus activos, tanto el capital de trabajo que es el corto plazo en sus renglones de efectivo, cuentas por cobrar e inventarios y sus inversiones permanentes también llamadas activo fijo, pero pocas atenciones ponen a la administración de su estructura de capital, que es el pasivo y el capital.

Dentro del pasivo a corto plazo hay que administrar el crédito a proveedores que está relacionado con las compras a crédito de mercancías para su venta y tienen un plazo de vencimiento, de tal manera que hay que tomar en cuenta el flujo de efectivo para su pago al vencimiento y si se paga por anticipado se pueden obtener beneficios por descuentos por pronto pago o conseguir mejores precios en compras futuras. Se tiene la idea de que el adeudo de proveedores no tiene costo de intereses porque no se observan, pero sí los hay como explícitos también llamados ocultos, porque nadie presta dinero gratis y el cargo del costo es adicionado por el proveedor en el precio respectivo y si hay diferencia entre el precio de compra de contado y el de crédito, deben realizarse los cálculos para poder darse cuenta del costo de capital que se está adicionando.

Se da el caso que, al determinar la tasa respectiva, ésta resulta mucho mayor que las de créditos bancarios, por lo que se podrían tener ahorros comprando de contado adquiriendo el respectivo financiamiento bancario. Cuando se trata precisamente de créditos por préstamos bancarios, éstos pueden ser de corto y largo plazo. Todo depende del monto, su uso, tasa de interés y garantías, así como la posibilidad de su pago de acuerdo al estudio que debe realizarse tanto del proyecto respectivo como del flujo de efectivo. Su administración parte desde la solicitud de la línea de crédito hasta la devolución del capital recibido de préstamo, en su caso.

El capital contable puede estar sujeto a disminuciones si se han retenido utilidades y este retiro depende de la liquidez de la empresa, así como a las necesidades de inversión del negocio. También ha de considerarse si en un momento determinado los accionistas deban aportar capital para algún proyecto de crecimiento tanto orgánico o inorgánico. Entiéndase por orgánico el crecer con su propia organización e inorgánico cuando se adquiere otro negocio u organización externa.

La administración del capital contable requiere tanto de un proyecto de inversión para juzgar un crecimiento, como de una política de dividendos que se relaciona con las utilidades del negocio y su reglamentación interna que aprueben los accionistas. Otro pasivo importante a administrar es el de los impuestos, tanto los retenidos que son indirectos como los directos que dependen de las utilidades fiscales obtenidas; no solo se deben pagar completos, tal y como lo establecen las leyes, sino en forma oportuna para evitar sanciones y recargos. Se debe proyectar el flujo de efectivo sin dejar de considerar el desembolso de los impuestos a su vencimiento.

Es indudable que hay que darle la importancia debida a la administración del pasivo y el capital contable como fuentes generadoras de efectivo y los altos costos de capital que se derivan no solo de su monto sino de su pago inoportuno. Para obtener una eficiente información financiera que permita hacer un análisis de las fuentes y usos de recursos es importante formular un balance general comparativo de dos períodos a efecto de que las variaciones respectivas proporcionen datos dinámicos sobre la forma en que la empresa obtuvo sus recursos y los aplicó, ya sea en el crecimiento del activo o la disminución de su pasivo o capital.

Un estado financiero importante poco utilizado es el denominado Variaciones en el capital contable, que demuestra en una forma objetiva los cambios por aumentos o disminuciones del patrimonio de los accionistas.— Mérida,Yucatán

ferojeda@prodigy.net.mx

Doctor en investigación científica. Consultor de empresas

SAD

Campeche reporta 94 nuevos contagios de Covid-19; la cifra más alta