in

Dulce María Sauri: Alfombras y tacones

Dulce María Sauri

Participación de las mujeres

Dulce María Sauri Riancho (*)

“Es necesario cambiar toda la alfombra del salón de plenos; está desgastada e incluso rota en algunas partes, muy probablemente desgarrada por los zapatos de tacón de las diputadas”.

Con estos argumentos el área administrativa de la Cámara de Diputados me presentó la propuesta para sustituir más de 4,000 metros cuadrados de un encarpetado que, según los informes administrativos, tenía algo más de ocho años de uso.

Sorprendida de momento, reaccioné diciendo que si ese era el costo de la creciente presencia de mujeres en el Poder Legislativo, ¡bienvenida sea la nueva alfombra… pero que sea de uso rudo, porque vienen más mujeres, muchas más!

Más reflexiva, me puse a hacer recuento de los tacones que han hollado el piso de San Lázaro en sus 40 años de vida. Fue en 1981 cuando el enorme complejo legislativo se inauguró en su primera parte, al trasladarse la LI Legislatura (1979-1982) y sus entonces 400 diputados.

Un poco más de 30 mujeres formaban parte de esa Legislatura, primera conformada bajo las reglas de la reforma electoral de 1977. Apenas en 1979, Griselda Álvarez Ponce de León había sido electa gobernadora de Colima, la primera mujer que logró superar las barreras machistas de la candidatura priista y recibir después el voto de las y los colimenses.

Entre 1954, cuando Aurora Jiménez fue electa la primera diputada federal, y el año de la mudanza de Donceles a San Lázaro, apenas 132 figuras femeninas habían integrado las distintas legislaturas.

Entonces, ¿por qué preocuparse, en el nuevo recinto, por las necesidades cotidianas de infraestructura, aseo y espacios para mujeres? Todavía circulaban las anécdotas de las primeras senadoras que llegaron al vetusto edificio de Xicoténcatl, en 1964, quienes tuvieron que compartir sanitario con sus compañeros hombres. Por fortuna, en las relucientes instalaciones recién inauguradas sí había baños suficientes para las mujeres.

Desde 1982, el salón de plenos de San Lázaro registró la aprobación de importantes reformas constitucionales que incrementaron la presencia femenina del modesto 12% en en la LII (fui parte de ese porcentaje), hasta llegar al 48% de la actual legislatura, en la que somos 241 mujeres.

Más mujeres en la Cámara de Diputados

Este nuevo siglo y milenio trajo un incremento sustantivo del número de legisladoras, primero con las cuotas del 30-70% y del 40-60% y, después, con la paridad como principio constitucional que estableció el mandato de mitad y mitad en las candidaturas.

El mayor salto numérico se dio en 2012, cuando una resolución de la Sala Superior del Tribunal Electoral (TEPJF), la 12624, obligó a los partidos a aplicar la cuota de 60-40% en las candidaturas. Llegó un número histórico, el 37% del total de 500 legisladores. Fue una “masa crítica” de mujeres que garantizó la reforma constitucional para alcanzar la paridad que, por primera vez, se aplicó en las candidaturas de 2015 y plenamente, en la elección de 2018.

Los resultados del 6 de junio pasado muestran la consolidación de la paridad, ya no sólo en las postulaciones sino también en la representación popular.

San Lázaro albergará a partir del 1º de septiembre a 248 diputadas, siete más que las actuales y que representarán casi la mitad (49.6%) del total. Las dos curules de diferencia con la mitad aritmética se debe a que candidatos hombres ganaron en 152 distritos de mayoría relativa de los 300 distritos en disputa.

Las próximas bancadas de los siete partidos reflejan esa misma paridad con algunas características singulares, pues la fuerza mayoritaria que será nuevamente Morena, de 199 integrantes, 104 son mujeres (52.3%). Por cierto, proporción sólo superada por el PRD, que tendrá el 60% de su grupo parlamentario (9 de 15 integrantes), conformado por mujeres. En el otro extremo se encuentra el Partido Verde, cuya bancada será mayoritariamente masculina (25 de 43 integrantes).

El INE también presenta datos sobre la elección consecutiva, aplicada por primera vez en la actual legislatura. Señala que, de cada cien diputad@s que buscaron su reelección, 69.4% lo lograron. A reserva de un análisis más fino, un porcentaje mayor de hombres que de mujeres, que buscaban ser reelectos, ganaron nuevamente sus distritos de mayoría. También las listas plurinominales presentadas por los partidos políticos mostraron preferencias por los diputados hombres sobre las mujeres que postularon por esta vía para la reelección (10 vs 22 respectivamente).

Se reduce la "curva de aprendizaje"

El saldo de la aplicación de la disposición constitucional de la elección consecutiva muestra que de los 500 integrantes de la LXV Legislatura, 145 (29%) tendrán experiencia previa inmediata por haber formado parte de la actual cámara. Con casi el 30% de “repetidores” se asume un gran compromiso, pues desde el primer día deberán realizar las actividades legislativas a plenitud, sin vivir la tradicional “curva de aprendizaje” que, prácticamente, se prolonga por todo el primer periodo de sesiones.

A Patricia Terrazas, reelecta por un distrito de Chihuahua, nadie le revelará secretos sobre el análisis y dictaminación de la Ley de Ingresos y la Miscelánea Fiscal después de haber presidido tres años la comisión de Hacienda.

A Aleida Alavez, la negociación y la dictaminación de las reformas constitucionales la encontrarán con la experiencia acumulada desde la presidencia de la comisión de Puntos Constitucionales.

Lo mismo en el caso de Wendy Briceño, responsable de la comisión de Igualdad, que en la nueva legislatura seguramente luchará por sacar adelante algunas de las reformas que se nos quedaron en el tintero.

Los tacones llegaron a San Lázaro para quedarse, para romper techos de cristal y raspar pisos pegajosos que capturan la libre participación de las mujeres. Bienvenida la lucha por la Igualdad Sustantiva…y el cambio de las alfombras por la pisada enérgica de las mujeres legisladoras.— Mérida, Yucatán. Correo: dulcesauri@gmail.com

*) Licenciada en Sociología con doctorado en Historia. Exgobernadora de Yucatán y presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados

Obituario: Alejandro Novelo Rivero

“Deuda pendiente”