in

Balance General, igualdad matemática

La partida doble

Fernando Ojeda Llanes (*)

En semanas anteriores escribí sobre los estados financieros y dentro de éstos el balance general que contablemente corresponde a la situación financiera de una empresa; si hablamos de una presentación a doble plana, el activo corresponde al lado izquierdo y del lado derecho la estructura de capital de corto y largo plazo que es el pasivo y el capital contable. Sus cifras provienen del concepto de que toda causa tiene un efecto, por lo tanto para que se cumpla este objetivo utilizamos la siguiente igualdad matemática: la suma del activo es igual a la suma del pasivo más el capital.

Lo anterior tiene que ver con lo que los contadores llamamos la partida doble, que a todo cargo corresponde un abono. Esta técnica fue ideada por Fray Luca de Paccioli en 1492, año del descubrimiento de América por Cristóbal Colón, y se ha convertido en un axioma que solo ha sufrido cambios en la presentación numérica o valuación de las determinadas cuentas que forman los estados financieros.

Antes de la partida doble se tenía el esquema simple: generalmente un registro de entradas y salidas de dinero, o sea, el efecto: la obtención del dinero y su utilización. Al nacer la partida doble se incluyó lo que llamamos abono, o sea, la causa: de dónde provino el dinero.

Por lo anterior expuesto, se dice que a todo cargo corresponde un abono, porque se trata precisamente de la partida doble o la igualdad matemática, si entra un dinero a la empresa la contabilidad nos debe también informar con un simple asiento de dónde procede: podría venir de ventas, de cobranza, de préstamos, etcétera.

Cuando se trata de hacer el estudio o análisis de las cifras contenidas en el balance general, se utilizan varios métodos que pueden ser verticales u horizontales. Son verticales aquellos que se utilizan principalmente para analizar un determinado período y los horizontales para varios períodos.

Para su estudio debemos conocer las características de las cuentas que los constituyen. La de una cuenta de balance general, por ejemplo, Bancos, la cifra que se presenta en este documento es un saldo y éste se determina partiendo de un saldo inicial al constituirse la citada cuenta, una serie de cargos o entradas y otra de abonos o salidas, por lo tanto, es el resultado de sumarle al saldo inicial el total de los cargos y restarle el de los abonos. Esta característica nos impide identificar en el propio balance cuánto hubo de entradas y cuánto de salidas. Como solo tenemos a la vista un saldo, tampoco podemos saber a qué fecha corresponde porque se parte de uno inicial de períodos anteriores. De esta característica se deriva que las cifras de un balance general se presentan a una fecha determinada, porque no pertenecen a un período específico, quiere decir que el tiempo no cuenta o es ignorado.

Siendo el activo el resultado de una igualdad matemática, si se desconoce, podemos determinarlo conociendo los importes del pasivo y del capital sumándolos, como se hace con cualquier fórmula matemática.

De la misma forma, si no conocemos el importe del capital, con que tengamos el importe del activo y del pasivo se hace el despeje de la igualdad, restándolos y se obtiene su resultado.

Tanto la igualdad matemática como las características de las cuentas del Balance General nos llevan a determinar un estado de flujo de efectivo, partiendo precisamente de la causa y efecto pero derivados a que todo origen o entrada de recursos tiene un uso o salida. Por lo tanto, se considera entrada de recursos todo aumento de pasivo, de capital y de disminución de activo. Se considera salida la contraparte, es decir, toda disminución de pasivo, capital y aumento de activo.

De la igualdad matemática que guarda un balance general se pueden hacer infinidad de ecuaciones para darle seguimiento a sus diferentes clasificaciones y estructuras, sobre todo para saber dónde está el dinero de la empresa.

La partida doble de Luca Paccioli proviene de las matemáticas; quizás los contadores solo lo conocíamos por su gran aportación a la contabilidad y perdimos de vista otra y quizás de sus más importantes investigaciones, las proporciones; con base en las figuras geométricas de Euclides él crea uno de los elementos más impactantes que el mundo ha tenido, el número áureo o de la proporción perfecta: 1.618, pero este es otro boleto a comentar posteriormente.— Mérida, Yucatán.

ferojeda@prodigy.net.mx

fernandoojeda.com

Doctor en Investigación Científica. Consultor de empresas

 

Abogan por el muro fronterizo

AMLO dice que no habrá guerra por la violencia