in

Bienvenido el sabucán para las compras

feminicida de tahdziú

A favor del medio ambiente

Marcelo Pérez Rodríguez (*)

El intenso calor que ya sentimos en la entidad y la información que nos llega por el calentamiento global y el cambio climático han inquietado a todos y despertado la conciencia para mirar a la naturaleza y buscar medidas para contrarrestar los daños que durante años le hemos hecho al medio ambiente.

Nunca es tarde para buscar soluciones y cambiar malos hábitos, a favor de la naturaleza. Todos hemos contribuido por la desidia, falta de información o al pensar que “no pasa nada” a contaminar el agua, los mares y el aire, así como a destruir paulatinamente los bosques y pequeños pulmones verdes.

Tarea de todos

Ahora nos corresponde a todos poner de nuestra parte para resarcir a la madre naturaleza de esas heridas causadas y buscar mejoría en el ambiente para heredar un mejor lugar a las nuevas generaciones.

Y son los niños y niñas, por lo general, por su inocencia, creatividad fértil y visión infantil, quienes con sus acciones nos dan ejemplos y muestran el camino para ayudar al medio ambiente, proteger a los animales y convivir mejor con la naturaleza.

Sin embargo, muchas veces los adultos no comprendemos las ideas o iniciativas de los pequeños y pensamos que son simples niñerías o cursilerías infantiles. Es más, una propuesta de niños y niñas de Oxkutzcab que se propuso leer en el Congreso local produjo confusiones y enfrentamientos entre los partidos políticos, porque pensaron unos que afectaría alguna iniciativa del gobernador.

La propuesta de las pequeñas y pequeños de esa región sureña es interesante porque busca ayudar al medio ambiente y además rescatar una prenda tradicional de la región: el uso del sabucán.

Las niñas y niños de Oxcutzcab proponen rescatar el sabucán como un medio para ir al mercado, al super, a la tienda de la esquina, como mochila escolar y demás, así para dejar de usar las bolsas de plástico que tanto daño le han causado a las aguas y a los animales.

Si ya está aprobado por los diputados el dictamen que prohíbe los popotes de plástico, bolsas del mismo material y el unicel, que ratificará el Congreso la próxima semana, para que esas medidas prohibitivas entren en vigor en forma paulatina en los diversos establecimientos, entonces un complemento sería el uso del sabucán para ir de compras.

Es necesario señalar que han surgido bolsas reciclables de diversos colores en los supermercados para vender a los clientes y utilizar menos las bolsas de plástico. Es más, en algunos lugares hay cajas llamadas ecológicas que no dan bolsas, sino el cliente lleva la suya o si son pocos productos los lleva entre las manos.

Como antaño

Por tanto, el sabucán sería un utensilio valioso para ir de compras. Podría ser como antaño se le conocía o ponerle algún adorno alusivo al cuidado de la naturaleza. En muchos lugares de la entidad el sabucán es de uso diario y algunos niños o niñas lo utilizan como mochila escolar.

Hay una fotografía que circula en las redes sociales en donde un niño lleva a la escuela un calabazo lleno de agua. En vez de botellas de plástico que pueden calentarse por el clima nuestro y sacar los compuestos químicos se puede llevar ese utensilio tan utilizado en el ayer por las familias del campo.

Sabucán y calabazo lo utilizaron los yucatecos en el campo en décadas pasadas. La modernización, la urbanización y la información de otros lugares propiciaron que en algunos medios rurales se cambiara la ropa tradicional y los huaraches por pantalones, vestidos, faldas y zapatos de la moda, y los calabazos por botellas y otros utensilios de plástico. Sin embargo, en otras comunidades se conservan tradiciones que acercan a los lugareños a estar más cerca de la naturaleza.

En el medio urbano es necesario quitarnos la pena de cargar una bolsa reciclada o el sabucán para las compras. Hay que pensar que mientras más bolsas de plástico tengamos, más daño le haríamos al planeta.

Por tanto, el retorno del sabucán en nuestra entidad, aunado a la prohibición de popotes, bolsas de plástico y unicel, sería un paso importante para evitar que nuestro medio ambiente reciba tantas bolsas de plástico. El sabucán es nuestro, es parte de la cultura yucateca. Y tenemos muchos productos en la entidad que al usarlos ayudarían a no contaminar el medio ambiente.

La conciencia ha despertado y es importante buscar caminos para evitar más daños al planeta. Escuchemos las iniciativas de los niños. Ellos buscan no dañar a la naturaleza y quieren heredar un mundo menos contaminado. Bienvenido el sabucán. Una idea más a favor del medio ambiente. Mérida, Yucatán.

marpero53@yahoo.com.mx

Profesor

 

Toronto, cerca de la corona

Cartón de Tony: La autopsia de una respuesta