in

Buscan la cura en el mundo virtual

La automedicación ha evolucionado con las redes sociales y el internet: se puede acceder a gran información de síntomas y medicamentos

#HazloViral

Harnold Pérez Gómez (*)

Automedicarse es una práctica que no se detiene y que, por el contrario, se hace más común con el uso de las redes sociales y el internet, ya que se tienen al alcance de la mano incluso los diagnósticos a la diversidad de padecimientos físicos o mentales que pueden enfrentar mujeres y hombres.

Si hace unos años se limitaba el intento de curar una afección con algún remedio casero o la recomendación de la abuelita de cierto fármaco que a ella o a otro nieto le había funcionado; actualmente el recetarse sin acudir al médico ha evolucionado peligrosamente, ya los pacientes no se quedan con el brebaje, la mezcla o la infusión, menos con la duda de si es conveniente ingerir tal o cual pastilla solo por presentar síntomas similares a los de otro enfermo.

No, hoy día el afectado se convierte en juez y parte: a fin de ahorrarse la visita al hospital, el tiempo de espera para la consulta, entre otros factores a economizar, la hace de especialista y con ayuda de la información que circula en la web construye su diagnóstico para determinar su tratamiento.

Sí, el paciente se transforma en médico, pues únicamente necesita escribir sus síntomas en los buscadores en línea para obtener una larga lista de opciones sobre lo que el conjunto de sus afecciones significa.

También sucede un poco a la inversa, pues algunos más osados encuentran en la gran red la fórmula de los medicamentos, las enfermedades que cura y hasta la dosis que se recomienda aplicar.

Hay a quienes el “consejo” de un familiar no les es suficiente y optan por preguntar a sus seguidores en redes sociales cuál sustancia podría curarlos y con cuántas dosis verán resultados. También están los que preguntan por las reacciones secundarias que la ingesta de alguna píldora pudiera traerles.

Es así que pese a las campañas, las alertas de especialistas, entre otros tantos esfuerzos, la automedicación no se detiene y evoluciona.

Las justificaciones son varias, sin embargo, el riesgo es muy amplio.

Encarecimiento de las consultas médicas, elevado precio de las medicinas, el hecho de que algunos médicos receten las marcas de fármacos de más alto costo o que indiquen hasta cinco tipos diferentes de medicinas son algunos de los motivos por los que las personas dicen recurrir al autodiagnóstico.

Tener el sobrante de una caja de pastillas en casa, con la receta incluida, suele dar mayor seguridad cuando la afección se repite. No obstante, es indispensable verificar las fechas de caducidad y el espacio en el que se han conservado: no es lo mismo mantenerlas junto al calentador de la estufa que en un lugar fresco y seco, como el mismo fabricante indica en el empaque.

Licenciado en Comunicación Social de la UADY, Instagram: @harnoldgomez, hp3883@gmail.com, Facebook: Harnold Oswaldo Pérez Gómez

 

Fallece el exfutbolista Coutinho, el mejor compañero de Pelé

Cartón de Tony: Adictos a consultar