in

Capacidad de pago o liquidez

asd asd

Fernando Ojeda Llanes (*)

En mi escrito anterior presenté las diferencias entre utilidad y flujo de efectivo. He recibido algunas solicitudes con respecto a las razones financieras que se aplican a los estados financieros para su interpretación y, sobre todo, comentar lo que se refiere a capacidad de pago a corto plazo y liquidez.

En forma coloquial menciono que las razones financieras son indicadores que se utilizan y que consisten en comparar dos cuentas que tengan relación entre sí, sean del balance que se les denomina estáticas, del estado de resultados que son dinámicas o de una combinación de los dos anteriores que se les llama estatice dinámicas. Las razones financieras como su nombre lo indica, nos sirven para hacer un razonamiento del resultado de cada una resultante de la comparación de sus cuentas. Cuando se trata de las estáticas procedentes del balance general nos informarán sobre la situación financiera. Las dinámicas del estado de resultados nos reportan la situación económica y cómo se obtuvieron las utilidades, en su caso.

Las razones en sí mismas no son más que unos indicadores financieros que nos informan si la empresa tiene o no deficiencias financieras. Una de ellas podría ser exceso de inversión en inventarios, otra podría indicarnos demasiado endeudamiento, otra el rendimiento sobre el capital, etcétera.

Mencionaré las de corto plazo y principalmente la denominada razón circulante que consiste en dividir el activo de corto plazo con el pasivo de corto plazo. Si el de corto plazo o circulante es mayor que el pasivo circulante, el resultado será mayor que uno y conforme éste sea más grande que la unidad se dice que la empresa tiene buena capacidad de pago. Si por ejemplo el resultado es 1.50, se interpreta que por cada peso de pasivo a corto plazo se tiene un peso cincuenta centavos de activo a corto plazo. Si hacemos una simulación y cobramos todos los activos de corto plazo y pagamos los de corto plazo, tendremos un remanente de 50 centavos por cada peso invertido en el corto plazo o sea dinero, entonces entra el concepto liquidez porque nos queda un remanente en dinero. Si por ejemplo hacemos el mismo ejercicio pero observamos que de los 1.50 tenemos un peso en el inventario se determina una razón que se denomina prueba de ácida, que consiste en restarle a los 1.50 el peso de inventarios, por lo tanto, la razón quedaría en 0.50. Esto quiere decir que el dinero de la empresa no está tan líquido sino que tiene una fuerte inversión en inventarios y para que se tenga liquidez tendría que venderse el cien por ciento del inventario para recuperar el peso invertido. Hasta aquí es una simulación matemática: supongamos que queremos realmente dejar de operar y vender el inventario y nos encontramos que de toda la inversión en las mercancías solo podemos recuperar 60 centavos por cada peso debido a que tenemos mercancía descompuesta, faltantes de inventario, productos obsoletos; entonces al restarle los 60 centavos a 1.50 ya la capacidad de pago se revierte porque en la realidad tenemos un activo a corto plazo de 90 centavos por cada peso de pasivo a corto plazo y el pasivo no puede cancelarse, sino que la única forma de que desaparezca es pagándolo.

Por lo anterior podemos entonces observar que el resultado de la razón circulante inicial de 1.50 por cada peso de pasivo a corto plazo no es liquidez, sino una demostración de probable capacidad de pago si todas las partidas del activo de corto plazo, también llamado activo circulante o capital de trabajo, se convirtieran al cien por ciento de su valor en dinero y poder cubrir en forma efectiva el pasivo a corto plazo expresado en esta razón financiera por un peso. Concluimos entonces que una razón circulante arriba de la unidad no significa que la empresa tenga liquidez, solo la tiene en su caso la cuenta de bancos porque se trata de dinero en efectivo, pero las demás cuentas como inventarios, cuentas por cobrar a clientes y otros activos circulantes dependen de su recuperación al cien por ciento.

La única forma, pues, de conocer la liquidez de la empresa es saber en dónde se encuentra invertido su dinero, hacer el estado de flujo de efectivo y darle seguimiento.

Recordemos que nuestras inversiones en activos deben administrarse para que se conviertan en dinero en el momento oportuno y también dar seguimiento a los pasivos que, como sabemos, solamente pueden desaparecer con su pago, pero este es otro boleto a comentar posteriormente.— Mérida, Yucatán.

ferojedaqprodigy.net.mx

Doctor en Investigación científica. Consultor de empresas

 

Gallia est omnis divisa in partes tres, quarum unam incolunt Qua

Gallia est omnis divisa in partes tres, quarum unam incolunt Belgae,

A quemarropa asesinan a bañista en balneario de Xul-Ha

Cartón de Tony: Panch(orr)ito