in

Carlos Loret de Mola: Presidente que cambia de ideas

Historias de Reportero

Carlos Loret de Mola (*)

Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador que conquistó al electorado con un discurso de grandeza. Que invitó a soñar con una Transformación con mayúsculas. Que planteó, así, de saque, que el primer año de su gobierno la economía crecería al 2%. Y de ahí para arriba, hasta el 4%. Hoy lo que hay es un Presidente que festeja como gran logro que el crecimiento es de 0.1%.

Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador que atemorizaba a los más poderosos cuando anunciaba un mitin de domingo en el Zócalo, una marcha de decenas de miles, un plantón bloqueando el corazón de la capital nacional. Que hizo de la protesta callejera el megáfono internacional de su lucha política. Hoy lo que hay es un Presidente que se esconde en sus cómplices políticos —como el morenista gobernador de Tabasco— para prohibir las manifestaciones y blindar así la segunda peor decisión de su gobierno: construir una refinería en Dos Bocas, a la fuerza, y en contra de las recomendaciones hasta de sus aliados.

Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador que se quejaba desde la oposición de un tal “cerco informativo”. Que decía que todos los medios de comunicación estaban plegados al poder presidencial. Hoy lo que hay es un Presidente que exige que la prensa se alinee a sus dictados, tome partido por él y solo por él, que no sea plural ni crítica.

Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador que decía que la violencia se resolvería desde el primer día de su gobierno. Hoy lo que hay es un Presidente que lleva más de medio año en el gobierno, y los índices de delincuencia están en récord histórico. Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador que criticaba los operativos que solo pateaban el avispero. Hoy lo que hay es un Presidente cuyo principal operativo antidelincuencia, el ejecutado en Guanajuato contra los “huachicoleros”, tiene hoy a ese estado en segundo lugar nacional de ejecuciones.

Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador que prometía ser implacable si alguien de los suyos cometía un acto de corrupción. Hoy lo que hay es un Presidente que protege a sus colaboradores denunciados por su propio secretario de Hacienda en su carta de renuncia. Un Presidente al que le basta con que el más escandaloso de sus superdelegados se separe del cargo (salida política clásica de régimen corrupto), frente al cúmulo de denuncias de los contratos que lo beneficiaron.

Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador que nunca hubiera tratado mejor a Donald Trump que a un migrante, que nunca se hubiera mostrado más conmovido por la sentencia a un narco que por el dolor de las víctimas de la violencia.

Me acuerdo de un Andrés Manuel López Obrador… y no reconozco al que veo en cada mañanera.— Ciudad de México.

Conductor del noticiario matutino “Despierta”

Cuatro muertos en serie de apuñalamientos en Orange, California

Cartón de Tony: Sin soltar el volante