in

Censura: ¿heroísmo o irresponsabilidad?

La elección en Estados Unidos

Por Ernesto Guerra de la Peña (*)

En este artículo, más allá de referirme al resultado de la elección estadounidense en la que resultó ganador Joe Biden con 306 votos, frente a los 232 de Donald Trump en el Colegio Electoral, quiero abordar un caso que ha sido debatido en diversos medios de comunicación: la censura al mandatario republicano durante una rueda de prensa en vivo por diversas cadenas televisivas estadounidenses.

Para quienes no han visto los vídeos de la censura, les pongo en contexto. Hace unos días, durante una rueda de prensa, Donald Trump dio a conocer un mensaje en el que afirmaba que, si se contaran los votos legales, él hubiera ganado. Al momento de realizar estas acusaciones de fraude electoral, distintas cadenas televisivas estadounidenses quitaron la transmisión del mandatario y mencionaron que lo interrumpían debido a que el republicano estaba dando a conocer noticias falsas.

No dudo ni por un segundo que las afirmaciones realizadas por Trump no fueran ciertas. Realmente no se han dado a conocer pruebas concretas que demuestren que hubo fraude en la elección. Pero, cuando el poder de los medios televisivos se utiliza para restringir, controlar y censurar un discurso, como es el caso, este pareciera, más que un acto de valentía, un acto de irresponsabilidad periodística.

Muchos analistas, periodistas y políticos han dicho que la interrupción de los medios para callar las mentiras del mandatario estadounidense fue un acto heroico. Lo que cuestiono es si lo dicho por el presidente Trump debería ser juzgado por el público. Que debería tener la oportunidad de ver y escuchar, de principio a fin, el discurso y, con base en ello, tomar sus propias conclusiones, o, por el contrario, que este mensaje dirigido a la población deba ser suspendido.

Ojo. Esto no significa que esté de acuerdo o sea afín al republicano. He dicho de manera constante que nos tocó vivir con un personaje de pesadilla de terror en el país vecino. Agradezco y celebro la llegada de un nuevo inquilino ecuánime y amistoso a la Casa Blanca y la entrada de Kamala Harris, quien será la primera mujer en la historia de Estados Unidos en ocupar la vicepresidencia.

A lo que me refiero es que no considero que sea correcto que sean los medios televisivos los que, a través de su poder de influencia, decidan sobre lo que lo que tengan que ver o no las personas.

En nuestro país hay quienes a partir de la interrupción del discurso de Trump están promoviendo que este tipo de ejercicio se lleve al cabo durante las conferencias mañaneras del presidente López Obrador. Lo cual, desde mi punto de vista, es un hecho totalmente absurdo.

El Presidente puede compartir su mensaje, pero donde se tendría que discutir y cuestionar lo dicho es durante las mesas de análisis, columnas de opinión y los puntos de vistas de los ciudadanos.

En una sociedad en la que, en muchas ocasiones, pesan más las imágenes que la palabra escrita, las cadenas de televisión no deben utilizar su poder para interrumpir discursos y convertirse en los jueces de lo que deba o no conocer la sociedad.

Suplemento de Guerra

En Estados Unidos viven más de 38 millones de mexicanos y más de 220,000 yucatecos. Todos mis buenos deseos a las lectoras y lectores que tienen familiares y amigos que viven el país vecino y que hoy celebran la victoria demócrata. Vendrán tiempos mejores.—Mérida, Yucatán

ernesto.guerramx@gmail.com

@ernestoguerramx

Politólogo. Estudiante de Maestría en Comunicación Política y Marketing Electoral

Dicen no al encubrimiento