in

Cerveza, ¿en lata o botella?

Foto: Megamedia

Francisco Ornelas Rubio(*)

Las botellas son la presentación más icónica de la industria cervecera y la más aceptada entre los consumidores ya que son atractivas y apetecibles; además, la mayoría opina que la misma cerveza tiene mejor sabor cuando viene en botella.

Generalmente se prefiere la cerveza embotellada por la sensación de mejor sabor e higiene; otros opinan que el vidrio la mantiene fría por más tiempo, haciendo de estas cualidades de la botella el envase favorito de los consumidores.

Es importante señalar que dos de los principales factores que alteran a la cerveza son el oxígeno y la luz que podría penetrar en el envase. Por una parte, la botella puede tener filtraciones de oxígeno a través de la corcholata si está mal sellada, por lo que la cerveza se puede oxidar.

Por otra parte, el lúpulo, ingrediente básico en la composición de la cerveza, es muy sensible a la luz que pueda penetrar por las botellas de vidrio, pues la descompone, alterando el olor, sabor y aroma originales de la cerveza “quemándola”. Esto se soluciona casi al 100% con las botellas color ámbar u obscuras, no así con las de color verde o azul y mucho menos con las transparentes.

También están las latas, que proporcionan un cierre hermético sellando a la cerveza al 100%, protegiéndola de la luz y el oxígeno que pudiera penetrar al producto envasado, esto ayuda a que no cambie su color, sabor ni aroma, por lo que es fácil tener cerveza en lata muy fresca y sin oxidarse.

Además, las latas están fabricadas con una capa protectora de polímero que recubre su interior, lo que evita el contacto de la cerveza con el aluminio, por lo que su sabor original se mantiene. Si la cerveza sabe a metal, es por un defecto en el proceso de elaboración, pero no por el envase.

Otras ventajas de las cervezas enlatadas son la rapidez con que se enfría, su tamaño compacto, portátil y práctico que hacen que su transporte, distribución y almacenamiento sea más fácil, lo anterior aunado al menor precio de la lata, repercute en un mejor precio al consumidor.

Actualmente la mayoría de las cervezas se venden en botella, pero al parecer, el futuro es de las latas para dar más calidad a la bebida, sin embargo, el envase de vidrio nos ofrece una sensación de elegancia y distinción que una lata no nos da y si la tapa es de corcho o cerámica, se crea una sensación de romanticismo, glamur y tradición, que la lata nunca podrá superar.

¡Importante! La cerveza debe servirse siempre en vaso para percibir su aroma y sabor y darle oportunidad que se produzca la efervescencia, con lo que se forma en el vaso una corona de espuma, protegiendo a la cerveza de la oxidación y provoca la liberación de gases evitando la sensación de sentirse “empanzado” después de tomar dos o tres.

Apoya a las casas cerveceras locales tomando una rica y refrescante cerveza en vaso o copa.

Cirujano dentista.

foornelas@msn.com

 

Berchelt regresa con un nocaut en el sexto