in

Chihuahua, ideal para producir algunos vinos

Foto: Megamedia

José Carlos Palacios Sommelier

Aprovechando la incipiente apertura de algunos estados de la república y con una carga de trabajo atrasado, viajé a una entidad donde la vid es un canto a la esperanza, me refiero a los vinos de Chihuahua.

Es una realidad que tiene las condiciones para tener producir muy buenos vinos, en donde la vid se desarrolla sin problemas con un tipo de suelo apto: de tipo arcilloso y grava o piedra chica, en donde solo llueve pocos centímetros cúbicos al año y es ideal para estos vides.

Las variedades de uva que se plantan allí son muchas en las que se destacan Cabernet Sauvignon, Merlot, Shiraz, Petit Verdot, Tempranillo, Malbec y Chardonnay.

Si nos adentramos en la historia, el vino surge por esta zona, aproximadamente desde el siglo XVI, aunque se dejó de producir en una época porque según los relatos de aquellos tiempos, el vino resultó muy bueno y hasta mejor en calidad que los que se traían desde Europa.

En la zona de Encinillas, donde se fabrica actualmente el vino La Casona, había un asentamiento franciscano al lado de un poblado de unas 500 familias, según cuenta el historiador, y se producía un vino de una calidad óptima, que los mismos religiosos fabricaban, y con el tiempo se fueron, abandonando el lugar para seguir evangelizando, y llegaron hasta el paraje conocido como Santa Fe, que es el actual Nuevo México.

Según las narraciones de aquellos tiempos “dejaron de hacer vino porque se les olvidó cómo hacerlo”.

Los municipios de Encinillas, Bachíniva, Bustillos, Delicias, Sacramento, Ciudad Cuauhtémoc, Namiquipa, Aldama y Nuevo Casas Grandes, entre otros, tienen buenas hectáreas de suelo arcilloso y gravoso, lo cual retiene muy bien la poca cantidad de agua de lluvia y que al llegar a su máximo potencial, les dará una muy buena producción de litros de vino al año.

El costo por botella de los vinos de Chihuahua está en un rango medio y con una textura muy particular.

En el plano agropecuario, hay una asociación de productores de vinos que trabaja en unidad para sacar lo mejor de sus cosechas, y la suma de todo ese esfuerzo hace que los vinos sean únicos.

Bodegas Pinesque, Casa Piña Mora, Hermanos Palomino, La Casona, Cavall7, Cava Baltierra, Bodegas Establo, Bodegas Valle Villalpando, Boutique Reyes Mota, Hacienda de Bustillos, Bodega Misión Cerocahui, Casa Tres Rios y Odile, entre otros, están poniendo en alto el nombre del estado, ya que está reprogramado el Concurso Mundial de Bruselas By México Selection, la máxima competencia a nivel nacional de vino, para el mes de febrero.

Felicidades a los productores que empiezan a apostar a la calidad para mejorar el vino en todos sus aspectos.

Me despido con un fragmento de un corrido chihuahuense que habla sobre los parrales (las plantas de las uvas): “Adiós, adiós, mis avecillas, yo también quiero recordarle a mi nación que allá en Parral descansa Villa, en el regazo del lugar que tanto amó”.

 

Entregan solicitud de juicio político

Cartón de Tony: La biblia según san andrés