James Harden, la bujía ofensiva de Houston: 121-119

Las madres, con un mayor riesgo a las apoplejías