in

Columna 7. La realidad de México (parte 6)

Por Carlos Enrique Pacheco Coello

En la actualidad en la comunidad financiera y la academia, existe una discusión sobre el bitcoin y las criptomonedas las cuales surgieron en 2009 y fue creada por Satoshi Nakamoto (no se sabe si es un nombre o varias personas) según palabras de la LC Melissa Nataly López Estrada del Colegio de Contadores Públicos de México. Se dice que el mercado de blockchain (cadena de bloques) va en ascenso en América Latina, sobre todo en México en donde los jóvenes prefieren la tecnología digital y pueden cambiar sus monedas digitales por pesos mexicanos desde sus computadoras y celulares, como si fuera de persona a persona (peer to peer).

El bitcoin es una moneda intangible, se dice que se puede utilizar como medio de pago, igual que las de uso común , si reflexionamos los billetes y las monedas actuales también son virtuales, porque substituyen el trueque de uso en épocas pasadas, el problema es que se basa en la oferta y la demanda, por lo que es volátil lo que para su servidor constituyen un alto riesgo, máxime con un entorno global de recesiones y desconfianza por malas políticas financieras tanto del gobierno, como de la mala gestión de muchos empresarios e instituciones financieras a escala mundial vía contagio tóxico.

Se dice que una ventaja es que está fuera del control de los gobiernos del mundo y que no se puede congelar, lo que para su servidor es una desventaja. También así como puede subir su valor, puede bajar, no hay un respaldo. Pensemos que su soporte es una cosecha y ésta se pierde, de inmediato, se puede perder su soporte y bajar o no valer nada.

La ley de tecnología financiera (Ley Fintech) busca regular, así como proteger a los que la usan. El Banco de México parece que pretende evitar que los mexicanos comunes compren y vendan bitcoin solo a las instituciones de tecnología, pero no para uso común, ¡imaginen que se puedan comprar pizzas¡ con este tipo de monedas.

Hay que recordar que un director financiero no debe de jugar con dinero que no es suyo, por lo que si pierde los recursos económicos de la empresa bajo su gestión no es digno de ser una persona confiable, por lo que debe de dejar la empresa, con vergüenza y no ser digno de ejercer su profesión, su servidor no jugaría con dinero que no es suyo, ni con su patrimonio.

Entrevistando a especialistas en temas de tecnología y financieros le tienen miedo a usar este tipo de monedas virtuales, comentando que el Bitcoin, las criptomonedas, podrían tardar de 15 a 20 años para que sean reconocidas

Me parece que aún falta cultura financiera, certidumbre en la economía tanto en el país como a nivel global para que pueda ser aceptada como un medio de intercambio. Usted en su caso ¿qué haría? — Mérida

Doctor en análisis estratégico y desarrollo sustentable por la Anáhuac Campus Mayab

Texto

Avanzan hacia su objetivo