in

Columna 7 Por Franklin Recio (*) La colaboración y las alianzas

Editorial

La colaboración es trabajar a través de las fronteras de una organización. Debe ser hecha con eficiencia y con algún tipo de apalancamiento. Es muy difícil hallar un proyecto de investigación o desarrollo que no opere en sociedad con otras organizaciones para alcanzar sus objetivos. Esto aplica para proyectos de casi todos los tamaños, públicos y privados. Se señala que algunos de los proyectos más ambiciosos tienen simultáneamente cientos de alianzas. Pero no solo es el número de conexiones, sino la proporción de los presupuestos de investigación que se destina a esos proyectos conjuntos lo que se debe administrar. Requiere también de complementariedad, compatibilidad y que las organizaciones coincidan en acoplarse.

Recordemos que la ciencia contemporánea es un sistema dinámico de emprendimientos impulsados por complejas interacciones entre las estructuras sociales, los conocimientos disponibles y el mundo natural. Se basa en interacciones con equipos y pares en otras partes del mundo, con colaboración que implica participación económica en el costo de emprendimientos. Y requiere seleccionar problemas interesantes por parte de las agencias de investigación, las instituciones educativas, las empresas y los gobiernos y en forma activa respaldar proyectos que prueben las hipótesis realmente difíciles y los proyectos riesgosos pero que pueden tener mejores rendimientos.

En la búsqueda para encontrar el proyecto adecuado, la complementación tecnológica y la reducción de los tiempos de investigación son los que dirigen las fuerzas cooperativas. En general, son alianzas estratégicas cuando se alcanzan acuerdos mutuamente beneficiosos entre dos o mas partes en los cuales recursos, conocimientos y capacidades son compartidos para mejorar la posición del proyecto de investigación.

Los fondos asignados a un proyecto de investigación deben ser independientes del partido en el poder, porque no se puede ver resultados sino hasta que los ciclos terminan. La figura de fideicomisos para hacerlo implicaba que el gobierno protegía y asignaba un dinero para ser potenciado con dinero provisto por otros países, instituciones o incluso la iniciativa privada.

Las acciones de gobierno actual han dejado de lado la formación de confianza en el país. Hay problemas serios e importantes que trascienden las fronteras nacionales, pero su solución requiere la colaboración y las alianzas como mecanismo fundamental. Como diría el hoy finado Dr. Mario Molina, se puede combatir el cambio climático y generar desarrollo sustentable a la par del desarrollo económico, la clave está en la sociedad.— Mérida

Doctor en análisis estratégico y desarrollo sustentable por la Anáhuac campus Mayab

Recuperan equipos de hemodiálisis robados, durante cateo a una casa