in

Comerciante de la política

 

¡Dinero!

Ernesto Arévalo Galindo (*)

“Los políticos mediocres no viven de crear ideas positivas para su pueblo, sino que sencillamente viven de su imagen” —José Ingenieros, filósofo y escritor italiano

Andrés Manuel López Obrador es un político, porque está pensando en la perpetuidad del poder, no un estadista, porque no está pensando en las próximas generaciones. ¡La historia política de México! Una vez sentado en la “Silla del Águila”, el Presidente de México empezó a identificarse plenamente con el ciudadano pobre y miserable. Principalmente el flojo que nunca pretendió estudiar ni mucho menos superarse, y decidió culpar a Dios, al gobierno y a la sociedad de su “mala suerte”. Lamentaciones y limosnas son su modo de vida. Ante la carencia de formación y de valores, el “destino” orilló a más de uno a robar, a secuestrar y a matar. ¡Mezquinos!

La Cuarta Transformación, cuya realidad ya es una “loza muy pesada” para millones de ciudadanos, no ha dejado de polarizar desde las primeras horas matutinas a las clases sociales: la clase baja contra la clase alta, mayormente en esta perspectiva, porque esta última está dispuesta a seguir produciendo para mantener a nuestra nación en condiciones de competitividad ante otras naciones. Sin embargo, los recursos —mayormente producto de los impuestos— están siendo destinados para los vagos, para los oportunistas y para los radicales, porque la corrupción del pasado les arrebató muchas oportunidades de crecimiento.

Andrés Manuel López Obrador comercializa la política. Con el dinero público compra voluntades, mismas que serán traducidas en votos durante los próximos procesos electorales. Factor importante para el incremento de su popularidad, porque a pesar que hay cosas de mayor importancia en la vida que el dinero, cuestan caro. ¡Algo similar al amor eterno, mientras dura! Hasta el momento ha cumplido, lo prometido en la campaña. Ejemplo de la correcta manipulación política durante más de dos décadas. Excelente estratega de la comunicación social. Aunado a lo anterior, lamentablemente el hartazgo social producto del último sexenio. ¡Cuestionamientos!

La Cuarta Transformación, en sus documentos básicos, postuló la eliminación de “una República aparente, simulada, falsa. Hay poderes constitucionales, pero, en los hechos, están confiscados por un grupo”. Por supuesto, en alusión al neoliberalismo implementado por Carlos Salinas de Gortari, a la época del PRI corporativista y al control de los medios de comunicación, entre otros factores que, efectivamente, incrementaron los millones de mexicanos necesitados. Por ello, la lucha por “recuperar democráticamente el Estado” de las mafias del poder.

Hundiendo

Andrés Manuel López Obrador está hundiendo al mexicano productivo y está catapultando al mexicano improductivo. El ciudadano votó por un ideal de cambio para dignificar la calidad de vida. ¡No para ser discriminado y ofendido por su estrato social y económico! Votó por una solución a tanta corrupción e impunidad. ¡No para asumirle las repercusiones de las confrontaciones políticas! Votó por la finalización del brutal conflicto de la violencia organizada. ¡No para seguir siendo víctima! Votó por el castigo ejemplar contra todos aquellos que robaron a la patria. ¡No para cargarle la culpa moral de la descomposición pública! Votó para vivir. ¡No para morir!

La Cuarta Transformación. ¿A quién le corresponde afirmar tajantemente que es una verdadera transformación histórica? La primera: la Independencia de México (1810). La segunda: la Reforma Constitucional (1857). La tercera: la Revolución Mexicana (1910). Hechos que verdaderamente transformaron a la nación. No por lo dicho por un solo hombre. No por el refrán de un partido político. ¿A quién le corresponde afirmar tajantemente que es una verdadera transformación histórica? Ante el desentendimiento de la política, los mexicanos nos estamos confrontando y permitiendo ser gobernados por los peores políticos.

Andrés Manuel López Obrador: el Presidente de México que no está creando ideas positivas para su pueblo, sino que sencillamente está viviendo de su imagen. ¡Manipulador!

La Cuarta Transformación: el Movimiento Regeneración Nacional de los políticos pobres, pero con riqueza. ¡Dinero!! — Cozumel, Quintana Roo.

arevalo61@yahoo.com.mx

Periodista

 

Se quema empresa en el Periférico de Mérida

Cartón de Tony: La señora de los tentáculos