in

Control de proyecciones financieras

FERNANDO OJEDA LLANES (*)

He platicado en escritos anteriores sobre la gran diferencia entre los estados financieros históricos y los proyectados o presupuestados. Tomemos en cuenta que los históricos, como su nombre lo dice, representan la historia, lo que sucedió y ya no tiene cambio; por lo tanto los estados financieros informan en forma cuantitativa el resultado de las decisiones que se tomaron en la empresa. Si fueron buenas decisiones, las cifras serán positivas, y si por el contrario no fueron buenas, las cifras no serán las esperadas.

Los estados financieros proyectados, como su nombre indica, se proyectan al futuro con base en presupuestos que se realizan partiendo del de ventas que nos lleva a los costos y gastos para obtener los resultados. Pueden ser modificados si nuestros objetivos no quedan satisfechos, de tal manera que el estado de resultado nos mostrará la utilidad que queremos obtener en determinado período. Este documento, por lo tanto, nos muestra la situación económica futura de la empresa. Requerimos, por lo tanto, proyectar también el Balance General para que nos demuestre la estructura de activo y de capital para adecuarla a nuestros requerimientos u objetivos.

Los estados financieros, cuando se revisan a fin de período, son precisamente los que nos marcan la historia, lo sucedido y se comparan con los proyectados para darnos cuenta si se cumplieron los objetivos proyectados y se analizan las diferencias o variaciones. Es indudable que habrá diferencias y muchas veces relevantes: los directivos de la empresa siempre las justifican y de esa forma se continúa con la rutina a través de los siguientes períodos. Cuando nos damos cuenta, se terminó el ejercicio y no se cumplieron los objetivos proyectados.

En relación con lo anterior, no tiene un valor verdadero la proyección realizada, solamente se utiliza para que en forma constante se analicen las diferencias y se justifiquen, por lo tanto, no es el objetivo real de una proyección. La empresa desperdicia el verdadero valor de un presupuesto en virtud de que solamente lo utiliza para tener como una referencia.

Un presupuesto de operaciones y de estructura financiera es un trabajo muy largo, tequioso y técnico en el que se invierte mucho tiempo por los contadores, ejecutivos y administradores, además se le adicionan gráficas por diferentes conceptos hasta de colores y con adornos sofisticados que aparentan darle un valor excepcional, sin embargo, nunca se cumple.

La proyección de estados financieros, para que tenga un verdadero valor y se cumplan los objetivos que los mismos diseñan, es necesario controlarlo; todo esto nos lleva no solamente a diseñar un verdadero sistema de control presupuestal sino una serie de cambios en la organización para que la planeación financiera tenga un control adecuado y se obtengan los resultados que se establezcan en la misma.

Es perfectamente claro que todo presupuesto parte del de ingresos, o sea las ventas que debe realizar la empresa en determinado período y de este renglón se derivan todos los demás conceptos tales como las compras, los inventarios, los gastos variables, inversiones y otros. Por lo anterior, si no se cumple con los objetivos asignados de venta, todo se desmorona porque indudablemente nos encontraremos con variaciones relevantes. Debido a esto, lo primero a lo que hay que darle seguimiento es a las ventas por medio de indicadores, estrategias y planes de acción, reuniones ejecutivas y sobre todo: ojo a los vendedores.

En una empresa industrial, lógico que la producción va de la mano de las ventas; se deben producir los productos de acuerdo con los presupuestos, por lo que la eficiencia de la planta es importante. Esto puede obtenerse estableciendo un sistema de costos estándar, pero este es otro boleto a comentar posteriormente.

El control de los gastos es otra acción que debe implementarse de inmediato, no permitir que se realice un gasto si no se tiene la partida presupuestal respectiva asignada y sobre todo que exista quien los autorice como una medida de control interno.

ferojeda@prodigy.net.mxPor lo tanto, no basta tener una proyección financiera bien realizada si no se le da seguimiento bajo un estricto control para que se cumplan los objetivos asignados.

ferojeda@prodigy.net.mx

Fernando Ojeda LlanesDoctor en investigación científica. Consultor de Empresas.

 

Lo primero a lo que hay que darle seguimiento es a las ventas por medio de indicadores, estrategias y planes de acción, reuniones ejecutivas y sobre todo: ojo a los vendedores.

Sexagenario cae de una escalera mientras bajaba naranjas

Cartón de Tony: TESTAMENTADA