in

Cuarentena solidaria

Editorial

Enfrentando al Covid-19

Marcelo Pérez Rodríguez (*)

La humanidad está viviendo un flagelo que no esperaba. Algo inusitado y sin precedente en este mundo moderno. Una enfermedad que se contagia con facilidad y viaja alrededor del mundo al movilizarnos las personas de un lugar a otro.

Nunca pensamos vivir una pandemia en estos momentos, por tanto es natural que el miedo surja ante esa enfermedad desconocida y peligrosa. Esto que vivimos nos recuerda las películas de terror, de epidemias y zombis, en donde todos se resguardan y evitan todo contacto con los demás.

Ahora, en nuestra realidad, hay que evitar contactos también con mucha gente ante el avance del Covid-19 para no multiplicar el número de contagiados y mantener presente a la enfermedad. Por tanto, la higiene y el aislamiento social son las principales recomendaciones en estos días cruciales.

Estamos en la fase 2 y es importante resguardarse más. En nosotros está ahora el quedarnos en casa, pues las autoridades cumplen su cometido al cerrar cines, teatros, bares, centros deportivos, museos, bibliotecas y todo lugar de concentración y dar información del avance del mal y sugerencias para contrarrestarlo.

No es fácil cambiar la rutina de años y quedarnos en casa las 24 horas durante semanas, pero ahora es necesario para proteger nuestra salud y la de los demás. Es aquí en donde la madurez y la solidaridad deben salir a flote para cumplir los señalamientos ante esta contingencia sanitaria que afecta a la humanidad.

Estos días de asueto para muchos, hay que recalcarlo, no son vacaciones extendidas, son para aislarse y estar en casa con la familia. Hay gente que necesitará salir a trabajar, como médicos y enfermeras — aquí hay que hacer un reconocimiento a estos personajes que están apoyando sin horario a los enfermos—, policías, funcionarios y quienes laboran en centros comerciales, farmacias o independientes que requieren dinero para el alimento del día, pero hay que hacerlo con las normas higiénicas para evitar el contagio.

No es momento para ir a la playa, viajar por el estado o salir a otros lugares. Es necesario ser solidarios con los nuestros y con los demás. Este tipo de irresponsabilidad puede ser contraproducente para el paseante y para todos.

Ahora nos damos cuenta, ante el tiempo que tenemos y al estar mucho tiempo en casa, la importancia de convivir con los otros y añoramos muchas actividades de convivencia cotidiana, pero ahora no es posible por el virus que está presente y que se propagaría inmisericorde.

Los yucatecos estamos confinados en los hogares y nos enfrentamos a algo diferente, sin lugar a dudas, pues no es un fin de semana, sino una cuarentena de varias semanas. Estar en la casa las 24 horas con la pareja y los hijos cambia la situación del ayer, porque quienes trabajaban, y ahora no lo hacen, descubren que tienen muchas horas de más con la familia.

Reaprendizaje

Por tanto, muchos están reaprendiendo a convivir en la casa con los hijos y la pareja con todo ese tiempo. Y esto no es fácil.

Hay que volar la imaginación y explotar la creatividad para vivir momentos agradables y no que el hogar se convierta en un espacio de aburrimiento, de enfrentamientos o soledades.

Se sugiere la lectura, los juegos de mesa, cocinar en pareja, de arreglar la casa en equipo, de limpiar el patio y el jardín, de contar anécdotas, ver películas, trabajar con los libros escolares, en fin, diversas actividades que puedan hacer ligeras y productivas las horas en el hogar.

Ahora bien, es necesario acatar las normas en estos momentos de contingencia sanitaria. Los expertos en epidemiología y los médicos nos mencionan que faltan los días más difíciles, más contagios y con más restricciones.

Si hay madurez y solidaridad por parte nuestra y la información oportuna de las autoridades podemos hacerle frente a este virus que está causando estragos en el mundo.

Los yucatecos todos y la humanidad entera no volveremos a ser los mismos después de esta pandemia que azota al mundo entero. Todo cambiará ante lo que enfrentamos: el aislamiento social y los aprendizajes que tenemos ante la convivencia familiar, a reconocer la importancia de estar con los demás y al amor a la vida, al cuidado de la naturaleza y a la importancia de la higiene, y deseamos que sea para mejorar nuestras relaciones familiares y con los demás.

Hemos enfrentado el azote de huracanes, de terremotos, del ébola, del dengue, del zika, de influenza H1N1 y otras enfermedades y epidemias y los yucatecos hemos salido adelante. Ahora enfrentemos con higiene, confinados en la casa e informándonos de las autoridades a este virus mutante. Con esperanza y responsabilidad sigamos unidos en esta cuarentena solidaria.— Mérida, Yucatán

marpero53@yahoo.com.mx

Profesor

 

Síguenos en Google Noticias

Motociclista herido por una conductora que no respetó el alto