in

Deben ser publicados

Los ocultos resultados de Planea

Filiberto Pinelo Sansores (*)

El gobierno del Estado suele presumir en su diaria y abundante publicidad —en la que usa principalmente fotografías de su titular en recorridos e inauguraciones de obras propias o ajenas, y estadísticas a modo— sus supuestos grandes logros, magnificándolos hasta la náusea. Pero se cuida muy bien de no dar a conocer sus fracasos, aunque también estén documentados en estadísticas oficiales.

Acaban de salir a la luz pública los resultados de la prueba “Planea 2017”, aplicada a los alumnos de tercer grado de secundaria —último de la educación media— de todo el país, que mide la capacidad con que terminan los alumnos de este ciclo para afrontar los retos del siguiente —el de la educación media superior— en dos áreas fundamentales: las matemáticas y el lenguaje y la comunicación. Y según ellos, en ambas Yucatán retrocedió, al comparársele con datos de 2015.

Según el INEE, esta prueba “evalúa aprendizajes clave en Lenguaje y Comunicación y Matemáticas, que son fundamentales para la adquisición de nuevos aprendizajes, relevantes para el dominio del campo curricular; y prevalecen en el tiempo a pesar de los cambios curriculares”. Es decir, que sin la adquisición de éstos no es posible tener éxito en los estudios posteriores.

De estos resultados no han hablado ni el presuntuoso gobernador en su diaria publicidad ni el locuaz candidato del PRI a la alcaldía de Mérida, Víctor Caballero Durán, quien también es dado a la propaganda personal con dinero público, hasta hace unos días a cargo de la Educación del Estado.

La prueba fue aplicada los días 14 y 15 de junio pasados por el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), cuando estaba por concluir el curso anterior. Se llevó al cabo “en una muestra diseñada para generar resultados con representatividad nacional, por entidad federativa y por tipo de escuela”, explica la institución. Su propósito fue ver qué avances se obtuvieron en dos años, con base en la prueba anterior. Pero ¡Oh! desilusión, en lugar de avances lo que los evaluadores encontraron fue un grave retroceso (“Planea 2017”, enero de 2018).

Pese a que a nivel nacional en lenguaje y comunicación el puntaje promedio de los alumnos no varió, pues fue igual que dos años antes de 503 puntos, y en matemáticas, subió —aunque sólo hayan sido tres puntos—, de 501 a 504, en Yucatán no sólo no hubo aumento, sino que el descenso fue catastrófico. Los alumnos de tercero de secundaria del estado bajaron en lenguaje y comunicación, de 503 (en 2015), a 491 (en 2017), esto es, 12 puntos, y en matemáticas la baja fue de 10 puntos, de 503 (en 2015) a 493 (en 2017).

Y en la clasificación por estados, Yucatán descendió del lugar 9 que ocupó en 2015, tanto en una como en otra área, a los lugares 23 en lenguaje y 24 en matemáticas, y muy por debajo de la media nacional, 30 entidades federativas que participaron. Sería bueno que dieran una explicación sobre este rotundo fracaso quienes han tenido o tienen la responsabilidad de la educación en nuestro estado, comenzando con el exsecretario y terminando con el gobernador.

No se crea que porque nuestro estado salió reprobado, el resto del país mejoró. Lo que ocurre es que a Yucatán le fue peor. La prueba reveló que 73.9 por ciento de los estudiantes de todo México de tercero de secundaria tienen aprendizajes insuficientes (33.8 por ciento) o básicos (40.1) en lenguaje y comunicación, y que 86.2 los tienen en matemáticas (64.5 y 21.7, respectivamente), que “dificultan la adquisición de saberes futuros”. En contraste, sólo 8.3 por ciento de los alumnos logró un dominio sobresaliente de los aprendizajes clave en lenguaje y comunicación, cifra que disminuye a 5.1 por ciento en el área de matemáticas, de todo el país.

Estos malos resultados en las dos áreas más importantes de la educación hablan por sí solos del rotundo fracaso de la mal llamada reforma educativa no sólo en el plano estatal sino también en el nacional, aunque con resultados peores en nuestro caso. Sin embargo, ninguno de los responsables se atreve a dar las explicaciones a que están obligados.

Hace semanas que Aurelio Nuño saltó del barco para convertirse en coordinador de la campaña del candidato del PRI, José Antonio Meade; y Caballero se dispone ahora a ir a la búsqueda de otra mina de oro personal, el Ayuntamiento meridano, para seguir alimentando sus ambiciones de eternidad en el manejo de presupuestos, sin importar su calificación para el nuevo cargo.

Recientemente, el gobernador Zapata Bello, como hace con frecuencia, presumió los supuestos logros de su gobierno en materia de avances tecnológicos en el estado. Enumeró las instituciones de investigación que se han establecido en Yucatán y dijo que la innovación en esta materia se ha posicionado “como una herramienta para seguir avanzando” (D. de Y., 26-01-12).

El gobernador debe saber que el desarrollo tecnológico de un país requiere de una sólida base educativa de sus estudiantes de educación básica fincada, sobre todo, en el manejo diestro de los lenguajes, el de la lengua hablada y escrita y el de las matemáticas. Y en la enseñanza de ambos, en los cinco últimos años, en lugar de avanzar, hemos retrocedido.

Estos resultados que fueron dados a conocer hace más de 15 días en la capital del país no han sido reproducidos localmente por la Segey.

Si se tratara de cifras favorables, Caballero Durán se hubiera despedido del cargo de secretario de Educación publicándolas y el gobierno del Estado hubiera sacado ya sus acostumbradas planas para presumirlas.

Cada vez que el gobernador hace publicidad de sus logros por medio de la prensa usa estadísticas para demostrar que el Estado que gobierna ocupa primeros lugares en el país y que él es el artífice de tanta belleza; ahora sería bueno que también mostrara las de los resultados de esta prueba. No ocultarlos como hasta ahora.— Mérida, Yucatán.

fipica@prodigy.net.mx

Maestro en Español. Especialista en política y gestión educativa

 

 

Águilas campeonas: 11-5

Triunfo de México sin emociones