in

Del miedo al odio

Editorial

Hartazgo social

Cid R. Aguilar Castellanos (*)

Desde hace algunos años, cuando empezó la anterior contienda electoral en Estados Unidos, se visualizó una gran campaña de división de clases sociales, racismo y odio.

Esa campaña fue la que hizo ganar la presidencia a Donald Trump con el lema “Make America Great Again”, que atrapaba a todos los votantes estadounidenses descontentos con los últimos años de gobierno, a los que les gustaba más un personaje que los entretuviera que un estadista.

Casi cuatro años más tarde, esa campaña no ha cesado, y hasta hace unos días seguía en pie para seguir ganando votantes para las próximas elecciones. Sembrar el odio y crear división, no solo con tus electores, sino con el mundo, puede llegar a tener un gran costo.

Estados Unidos es un país bastante complejo debido a su historia, la migración de personas de diferentes partes de Europa desde su fundación, y poco a poco con la llegada de grandes colonias de pobladores de otras partes del mundo, que lo han hecho el país que es.

La historia

Su historia nos puede recordar grandes pasajes de racismo, como la esclavitud y actualmente el que se sembró en contra de los latinos.

La situación actual del mundo en general y en específico la de Estados Unidos no ha sido fácil: miles de muertos, la crisis económica y el confinamiento, han despertado en los seres humanos diferentes reacciones, el estrés y el miedo son cosa de todos los días. Al parecer una bomba para cualquier gobierno.

Por desgracia dentro de este marco, se realizó un brutal asesinato —en la persona de George Floyd—, de esos que han pasado durante muchos años en Estados Unidos todos los días. De esos que les pasa a los grupos que han sido dejados atrás, de esas personas que desde el gobierno se ha hablado mal y se ha fomentado el odio. El pueblo americano se ha levantado y ya cansado exige que las cosas cambien, ya están hartos.

También en México

En México no estamos muy lejos, el racismo y el odio existen, y están presentes día a día en nuestras vidas, un problema que hay que erradicar. No podemos seguir consintiendo campañas de odio hacia ningún grupo o clase social. En México todos somos importantes; México no solo lo hacen los empresarios, no solo lo hacen los obreros, no solo lo hacen el gobierno, a México lo hacemos todos.

Actualmente tenemos muchas similitudes en el tema con Estados Unidos; en México también se está sufriendo, no es momento de dividir, sino de unir. La sociedad ya está cansada de tanto. Es momento de que los gobernantes hagan su trabajo y dejen de crear campañas que solo benefician a ellos mismos, pero que tarde o temprano, se les pasa la factura.— Mérida, Yucatán.

cid_ac@hotmail.com

Licenciado en Derecho con Maestría en Políticas y Relaciones Internacionales por Cardiff University.

 

''Ver más teatro para aprender''

Cartón de Tony: En su lodo