in

Delitos informáticos

Castigar conductas ilícitas

Mario Maldonado Espinosa (*)

En medio de este mundo real existe el mundo virtual o digital. Mucho se ha avanzado en las tecnologías de la información. Compras, transacciones, transferencias, pagos, absolutamente todo se puede hacer desde una computadora. Desafortunadamente con esta misma velocidad los delincuentes han ido perfeccionando sus habilidades para cometer actos en perjuicio de los ciudadanos, los robos ya no son físicos, sino virtuales.

Pueden cometerse distintos actos que lesionan no solo los datos personales de contenido privado, sino también el patrimonio y la economía de las personas. Es común ver como desde correos maliciosos intentan convencernos que somos acreedores de premios, o nos piden la actualización de datos personales por parte de instituciones bancarias, nos ofrecen donaciones de fundaciones; otras veces logran suplantar páginas oficiales para obtener datos y así cometer sus fechorías. Casi siempre ofrecen una liga para entrar y es allí donde obtienen y se apropian de nuestros datos personales y hasta del control de nuestras computadoras y programas.

La Organización de las Naciones Unidas ha reconocido diferentes tipos de delitos informáticos, entre los que se encuentran los fraudes cometidos mediante manipulación de computadoras, conocido también como sustracción de datos, representa el delito informático más común. Pero también se encuentran la manipulación de programas consistentes en modificar los programas existentes en el sistema de computadoras o en insertar nuevos programas que tienen conocimiento especializados en programación informática.

Está igual la manipulación de datos de salida que se efectúa fijando un objetivo al funcionamiento del sistema informático, el ejemplo más común es el fraude que se hace objeto a los cajeros automáticos mediante la falsificación de instrucciones para la computadora en la fase de adquisición de datos; así podemos hablar de los virus, los gusanos; el acceso no autorizado a servicios u sistemas informáticos como en el caso de muchos piratas informáticos (“hackers”) hasta el sabotaje o espionaje informático.

Hoy en día el “phishing” (pesca de datos) es una modalidad muy recurrente de estafa para obtener datos, claves, números de cuentas bancarias y tarjetas de crédito, identidad u otros datos para ser usados de forma fraudulenta.

Necesidad

En ese sentido, es necesario que se regule o se tipifiquen estos delitos para otorgar herramientas a la autoridad investigadora y judicial al momento de que el ciudadano se vea afectado y tenga que recurrir a ellas en búsqueda de ayuda y justicia. Es un hecho que en la actualidad existen conductas de personas que van en contra de los medios o sistemas informáticos. En otros países existen leyes específicas respecto a estos delitos, en México se ha legislado muy poco, una que otra entidad a abordado el tema, lo cierto es que en la actualidad los ciudadanos están expuesto a estas conductas maliciosas y algo tiene que hacerse al respecto, hay que considerar estos vacíos existentes para que dichos actos no se mantengan impunes.

Hay que poner un alto a los delincuentes a fin de que la tecnología no sea una herramienta para atentar contra los ciudadanos, son muchos miles de pesos que se pierden y los perjuicios que el cibercrimen comete sin que los responsables sean castigados.

Mientras se hacen los cambios legales tenga cuidado con los correos o sitios “web” que plantean problemas de carácter técnico, que te dicen que han detectado problemas recientes de fraude y necesidad de incrementar el nivel de seguridad, con las nuevas recomendaciones de seguridad, los cambios en la política de seguridad de la entidad, la promoción de nuevos productos, los premios, regalos o ingresos económicos inesperados, el accesos o usos anómalos de tu cuenta, la inminente desactivación del servicio u o falsas ofertas de empleo. Hay que estar alertas en los medios informáticos, no podemos ver el rostro de estos delincuentes, pero lo que si no debemos hacer es morder el anzuelo.—Mérida, Yucatán

mariomaldonadoe@gmail.com

@mariomaldonadoe

Asesor Jurídico

 

Cuatro muertos en serie de apuñalamientos en Orange, California