in

Deseos de inicio de año

Editorial

Finanzas con Kóokay

Como cada inicio de año, muchas personas establecen sus propósitos para el año nuevo. Para este 2021 mantener la salud será prioritario, pero también ocuparán un lugar relevante los objetivos financieros.

Ahorrar y liquidar deudas son dos de los propósitos más comunes que las personas establecen año tras año. Lamentablemente, la mayoría de las veces los propósitos financieros solo se quedan en eso, en una buena intención que pocas veces se logra.

¿Por qué es tan difícil ahorrar y mantenerse libre de deudas? ¿Por qué si se tiene la intención, al final no podemos lograrlo?

Una de las respuestas está en que la mayoría de las personas desconoce los aspectos básicos sobre el manejo de sus finanzas personales; es decir, no sabe cómo hacer un plan para lograr sus metas financieras, desconoce cuáles son las mejores opciones para ahorrar y no sabe en qué detalles hay que fijarse al momento de contraer una deuda.

¿Si todos manejamos dinero, por qué no nos enseñan cómo administrarlo? Evidentemente somos un país que necesita educación financiera.

Según la OCDE (2005), la educación financiera se define como el proceso por el cual los consumidores e inversionistas mejoran su comprensión sobre los productos financieros, los conceptos y los riesgos y, a través de información, instrucción y el asesoramiento objetivo, desarrollan las habilidades y confianza para ser más conscientes de los riesgos y oportunidades, para tomar decisiones informadas.

Todos los días tomamos decisiones financieras, desde si compramos un café por la mañana y la forma de pago que utilizaremos, hasta si compramos nuestro almuerzo o comemos algo preparado por nosotros mismos. Estas decisiones definirán si más adelante podremos vivir con la tranquilidad que da el saber que se cuenta con los recursos para hacerle frente a cualquier contingencia y llegaremos a una vejez con un buen patrimonio, o si viviremos con el estrés de las deudas y el miedo a nuestro futuro.

Culpar al pasado no nos servirá de nada. Lo importante es reconocer nuestra ignorancia sobre estos temas y tomar acciones para solucionarlo. Lo que necesitamos son las ganas y el compromiso de aprender.

Como profesora universitaria que enseña estos temas, soy muy consciente de la importancia que tiene la transmisión de estos conocimientos. La educación financiera tiene el poder de cambiar vidas y es un pilar para el desarrollo de un país. Administrar los recursos financieros de manera eficiente es importante para cualquier persona, pero sobre todo lo es para quien menos tiene. Agradezco mucho al Diario de Yucatán este espacio para hacer llegar estos temas a más personas.

Entre algunos de mis deseos de este año como profesora de finanzas personales están que cuando una persona vaya a comprarse un café lo piense dos veces y en su lugar decida ahorrar ese dinero; que antes de comprar algo y de pagarlo a crédito en pagos chiquitos, mejor decida ahorrar primero y posteriormente hacer su compra. Deseo que las personas se den cuenta de que no se requiere mucho dinero para lograr la tan anhelada libertad financiera, sino muchas y constantes pequeñas acciones que podemos hacer día tras día.

Estimados lectores, permítanme ser una luciérnaga (Kóokay) que les dé un poco de luz y los acompañe en este espacio en el que abordaremos temas de finanzas personales, para que ustedes también puedan encender su luz e iluminar sus vidas.— Mérida, Yucatán.

marisol.cen@kookayfinanzas.com

kookayasesoriafinanciera

Marisol Cen Caamal es profesora de la Universidad Anáhuac Mayab, y presidenta del Comité Técnico de Responsabilidad Social del IMEF Yucatán

Se alarga periodo de cierre

El síndrome de Stendhal