in

Destruir un legado

Carlos Loret de Mola
Carlos Loret de Mola

Historias de reportero

Carlos Loret de Mola (*)

Si Donald Trump no tuviera esa personalidad, quizá pasaría a la historia como un buen presidente de Estados Unidos. La frase me la dijo un colega y mi reacción fue seguramente igual a la suya al leer estas líneas: una cara de “no puedo creer que me estés diciendo esto”.

Procedió con su argumentación: Donald Trump es un impresentable, ni duda cabe. Pero si fuera un tipo medianamente respetuoso, menos patético y hubiera aceptado en buenos términos su derrota electoral, el saldo de sus 4 años en la Casa Blanca tendría importantes puntos a favor, aun con la terrible gestión de la pandemia:

La economía de Estados Unidos iba bastante bien bajo el mando de Trump. Incluso él buscó su reelección montado en esos buenos resultados de crecimiento y empleo: yo los puedo sacar de la crisis del coronavirus.

Nos pareció odioso a los mexicanos, pero pateó la mesa del comercio internacional y sacó ventajas para su país. Nos duele a los mexicanos, pero cumplió su promesa de abatir la migración ilegal (con la amable colaboración del presidente López Obrador).

Colocó a China, su principal rival, como el nuevo gran enemigo de la democracia y los valores occidentales. China venía navegando felizmente, gozando todas las ventajas de la economía globalizada, pero aprovechando su condición de oscura dictadura para hacer todas las trampas. Hoy China está bajo escrutinio por esconder el brote de la pandemia, por endurecer sus políticas antidemocráticas y por espiar usando sus avances tecnológicos, al grado que le bloquearon en Europa la introducción de la red 5G.

Cuando Trump inició su mandato, el grupo terrorista Estado Islámico tenía un país a su disposición, conformado por un tercio de Iraq y dos tercios de Siria, en donde fungía como gobierno: cobraba impuestos, impartía su justicia y extraía petróleo. Ya no. Prácticamente está de vuelta a la clandestinidad. Y encima, el gobierno de Trump mató a su líder, Abu Bakr al-Baghdadi.

En Medio Oriente, entre sociedades económicas y complicidades políticas, logró que se volvieran a hablar Arabia Saudita e Israel. Con los Saud logró el recorte petrolero y con los israelíes la apertura también a Emiratos Árabes. Incluso destrabó la bronca con Qatar, que ya ponía en riesgo el mundial de fútbol.

A Irán lo tuvo contra las cuerdas con sanciones económicas y hasta se dio el lujo de matar a su militar de más alto rango, sin que el país islámico hasta ahora haya cobrado alguna represalia.

Y para algo más que la foto, reactivó la carrera espacial de la mano de Elon Musk.

Su carácter de barbaján y su permanente estado de pelea no le ayudaron. Aunque no sé si justo esa personalidad le permitió muchas de las conquistas enlistadas. Trump, pues, tenía argumentos para trazar una narrativa e intentar compensar su desastrosa gestión de la pandemia. Hay que recordar que hasta antes del Covid, el escenario más probable era que Trump se reelegía cómodamente.

Claro, hasta que no aceptó una contundente derrota electoral, inventó un fraude y puso a EE.UU. en la categoría de país bananero al incentivar la destrucción violenta de las instituciones democráticas. Entonces sí, el destino es inequívoco e implacable.— Ciudad de México.

historiasreportero@gmail.com

Periodista

 

Moody's califica a Pemex como lastre

La depresión, asunto grave