in

Día para el olvido

El presupuesto

MARIO BENJAMÍN VALADEZ MERAZ (*)

No sé si los viernes 13 sean días de mala suerte o son solo supersticiones, pero lo cierto es que esta fecha de este año será recordada como el día en que los diputados federales de Morena traicionaron a México.

Como se sabe, ese día la Cámara de Diputados aprobó en lo general y en particular los presupuestos de egresos de los estados para 2021.

Este año el panorama para el gobierno y la población más vulnerable de Yucatán ha sido de adversidades y zozobra, no solo por la pandemia del Covid 19 y la pérdida de empleos motivadas por la misma, sino por el paso de las tormentas “Amanda”, “Cristóbal” y “Gamma”, y el huracán “Delta”.

Lo que se espera para 2021 por la reducción del presupuesto simplemente será de pronóstico reservado.

El recorte de 1,848 millones de pesos implicará para el gobierno de Mauricio Vila que se vean afectados 34 programas del gobierno federal que tenían suscritos con el estado. los cuales estaban destinados a impulsar la seguridad, el campo y la educación. Mismos que no fueron considerados para el ejercicio del próximo año por los legisladores federales.

Entre los programas que ya no serán subsidiados y su eliminación en el estado es inminente figuran: los de escuelas de tiempo completo, que no solo afectará a los estudiantes y padres de familia que trabajan, sino a todos los docentes y empleados que ya consideraban dentro de sus ingresos mensuales esas percepciones extras.

También, el programa de Bachilleratos comunitarios (Telebachilleratos), que combate la marginación porque es para los estudiantes que por sus lugares de residencia no pueden acceder a las preparatorias estatales. Su eliminación afectará a docentes, intendentes y administrativos de esos centros educativos.

No pretendo ser ave de mal agüero, pero su eliminación creará serios conflictos laborales a la Secretaría de Educación del Estado de Yucatán (Segey).

Otros programas que desaparecen son los fondos de protección de gastos catastróficos y el nacional del emprendedor como el de fortalecimiento para la seguridad (Fortaseg), entre otros. No obstante que el gobierno yucateco se ha caracterizado por atraer al inversionista privado, así como por impulsar el crecimiento económico sostenido, el estado resulta castigado en la asignación de recursos de libre disposición, al solo otorgarle $3,460 millones de pesos.

Resulta inconcebible que si en 2018 la Cámara Baja le aprobó en este mismo apartado la suma de $9,542 millones al gobierno de Rolando Zapata, hoy insólitamente los diputados de Morena le autoricen $6,082 millones menos al gobierno estatal.

Si continúan bajo esa absurda mentalidad, no duden que en dos años los diputados eliminen esta partida.

Ya que estoy hablando sobre supresiones, me resulta una aberración que esté siendo eliminado el Fondo Metropolitano, que fue constituido para otorgar recursos a programas y proyectos de infraestructura enfocados a promover la adecuada planeación, del desarrollo regional, urbano, el transporte público y la movilidad.

Para concluir estos injustos e inexplicables ajustes al presupuesto de Yucatán, debo decir que propiciarán en el gobierno de Vila Dosal un retroceso en su lucha contra el desempleo y, por ende, en el crecimiento del estado.

No duden que este agravio de los legisladores de Morena les serán cobrados por el pueblo de México en las elecciones del 6 de junio de 2021.— Mérida, Yucatán.

mariovaladez_48@-hotmail.com

Contador-auditor

Vizcarra celebra la renuncia de Merino