in

Diálogo entre las familias

Editorial

Época difícil

Herminio José Piña Valladares / Yolanda Uicab Garrido (*)

La comunicación no significa intercambio de frases, preguntas y respuestas; no es simple transmisión de información, si no de sentimientos, ideas, experiencias que nos ayudan a vincularnos con afecto.

Para comunicarse es imprescindible la confianza, pensar que el otro tiene buena voluntad, buena intención, creer en sus palabras, para poder abrirse y ser sincero.

Diferencias

En esta etapa que estamos viviendo con la pandemia del Covid-19, es necesario tomar en consideración las diferencias interpersonales, adecuar las formas de comunicación a la persona, edad y circunstancias.

Es importante emplear enfoques específicos para comunicarse con los hijos en sus diferentes etapas, principalmente en la edad de la adolescencia, así con los demás familiares.

También es importante aprovechar la comunicación como medio para transmitir virtudes y valores, así como dar dirección y rumbo a la vida familiar.

Consejos

Es necesario tomar en consideración algunos puntos para una buena comunicación:

—Dedicar un tiempo para dialogar en familia.

—Permitir a la persona expresarse libremente, sin interrupciones.

—Saber escuchar con atención y tener paciencia.

—En familia tener confianza para expresar los sentimientos agradables y desagradables que vivimos sobre aquello que nos sucede.

—Manifestar lo que nos preocupa, haciendo participe a la familia.

—Agradecer y transmitir la importancia que es para las personas los momentos del diálogo en familia.

La comunicación en familia implica compartir sentimientos, sueños, descubrir sin miedo las zonas profundas de uno mismo, dialogar de dentro a dentro y abrir las puertas del corazón sin temor.

Ejercicio

No es fácil dialogar, es un ejercicio que encierra en su seno obstáculos, tropiezos, complejidades, pero solo por este camino pedregoso habremos de llegar a la armonía familiar.

En esta etapa que estamos viviendo con la pandemia, una buena comunicación puede ayudar a entender, conocer, comprender y aceptar a las personas y de esa manera las relaciones familiares serán más auténticas, profundas, basadas en la comprensión, respeto y el amor.— Mérida, Yucatán.

hjpvdirector@hotmai.com

HerminioJosé Piña Valladares

Abogado y asesor jurídico

 

Pierde el apoyo de los republicanos

Cartón de Tony: La degradación de un lema