Los kits, la primera fiesta