in

Diputados silenciados

feminicida de tahdziú

Docilidad y una glosa obsoleta

Marcelo Pérez Rodríguez (*)

Los diputados son los personajes políticos más criticados por sus acciones encaminadas a velar por sus propios beneficios personales y salariales en vez de mirar por el bienestar de la población.

Sean legisladores federales o locales, por lo general, están al servicio del presidente o del gobernador en turno, levantan la mano para aprobar las iniciativas que envíen los mandatarios, muchas veces sin analizar, ni discutir, simplemente por quedar bien políticamente aunque sean actos que vayan en contra de la población.

Muchos diputados han quedado marcados por la historia por sus acciones de entrega. En determinados momentos aprobaron con la mano iniciativas nocivas para los ciudadanos, empero muchos se ponen diversos disfraces para seguir en la vida política y vivir del presupuesto. Aunque también la memoria nos hace olvidar quienes levantaron el dedo para aprobar presupuestos en contra de la población.

Recientemente en la entidad, la mayoría de los diputados levantó el dedo y la mano para aprobar el paquete fiscal de este año. Había varios impuestos que los yucatecos habían criticado, sin embargo, a pesar de esta inconformidad los legisladores aprobaron esos onerosos pagos sin discutir.

Sin embargo, semanas después quedaron mal, en ridículo, pues el mismo gobernador dio marcha atrás al impuesto de seguridad al no aceptar la CFE que en los conocidos recibos de luz se les descontara a los ciudadanos el importe requerido.

Ahora les corresponde a esos legisladores analizar y cuestionar los logros o acciones emitidos por el actual gobierno en el primer informe al recibir a varios funcionarios y escuchar de éstos sus respuestas ante las dudas y preguntas de los diputados en el Congreso.

Sin embargo, esos diputados están dóciles y silenciados. No hay críticas, ni cuestionamientos fuertes, menos hablan sobre los impuestos que la sociedad en su mayoría rechaza, principalmente el reemplacamiento.

Oyentes

Enfocados a la glosa del primer informe y a aceptar las respuestas de los funcionarios, los diputados se convierten en simples oyentes de lo que dicen los servidores públicos en la palestra. Solamente algunos diputados de la oposición critican y alzan la voz.

Para el comandante Saidén el “Yucatán Seguro” está cumpliendo las expectativas de los ciudadanos. Habrá implementación de programas de fortalecimiento tecnológico y equipamiento, además, expresó, la seguridad de Yucatán “no es producto de la casualidad”. Además, señaló que somos un estado seguro.

En cuanto al gas lacrimógeno lanzado en contra de los manifestantes señaló que fue parte del protocolo, respondiendo a la pregunta de los diputados si había algún protocolo para enviar la granada. Se envió ese gas porque peligraban los policías al ser agredidos por algunos “infiltrados”, indicó el jefe policiaco. No sé si hubo aplausos por parte de los legisladores al justificarse así esa afrenta en contra de los ciudadanos.

Luego, en otro día de comparecencias, se cuestionaron los viajes del gobernador y de la secretaria de Turismo, Michelle Fridman Hirsch. El costo de más de cuatro millones de pesos por viajes y viáticos del mandatario se justificaron, porque es importante por la necesidad de promocionar al Estado y la coordinación con el gobierno federal. Es decir, el gobernador puede viajar alrededor del mundo porque de esa manera promociona a Yucatán.

¿Pero quién o quiénes regulan esos viajes?

Pero la que no pudo o no quiso informar es Fridman Hirsch, pues dar a conocer el número de viajes alrededor del mundo, costos y acompañantes “es muy complicado”. Ante la segunda insistencia de los legisladores, éstos fueron enviados por la secretaria de Turismo a la página de internet de la secretaría en donde está la información. Así de fácil.

Para qué enviar entonces a funcionarios del gobierno estatal a comparecer sobre el informe del gobernador y responder a las preguntas de los diputados, si las páginas de internet de las diversas dependencias tienen la única, clara y auténtica información. Así muchos aplaudirían a rabiar sin ser vistos.

Sin respeto

En verdad no hay respeto a los ciudadanos. Por un lado los funcionarios señalan que todos los logros son reales y que todo está bien en la entidad y alguno evita contestar pues es muy complicado, y por la otra parte los legisladores aplauden, guardan silencio y aceptan lo que les digan.

En lo único en que todos los diputados estuvieron de acuerdo es que el formato de la glosa del informe está obsoleto. Por lo demás, los del PAN defienden los logros y avances del gobierno, así como el pago de impuestos y los demás escuchan pacientemente que algunos funcionarios repitan lo que hay en la mentada glosa.

Así como 24 de los 25 diputados aprobaron el alza del impuesto predial, un incremento en algunos casos del triple o más de lo que se pagaba antes, esos legisladores aprobaron los impuestos que los yucatecos pagaremos en este año y el cambio de placas. No hay críticas, ni cuestionamientos. Sólo silencio y aceptación. Esos son los dóciles diputados. Una mayoría silenciada que come de la mano del gobernante en turno.— Mérida, Yucatán

marpero53@yahoo.com.mx

Profesor

Síguenos en Google Noticias

Mundo al día

Cartón de Tony: Si de cambios hablamos