in ,

Diversidad de propuestas en la Bienal ''Atanasio Monroy''

Foto: Megamedia

El Macay en la cultura

María Teresa Mézquita Méndez

Si queremos hallar un elemento unificador o en común entre las obras ganadoras y seleccionadas de la Bienal “Atanasio Monroy”, presente actualmente en el Macay, éste tendría que ser necesariamente la gran diversidad de propuestas, tanto estéticas como conceptuales, con variedad de formatos y lenguajes y con muy distintas soluciones en colorido y textura, en una colección cuyas piezas discurren desde la abstracción absoluta a la figuración detallada e incluso el trabajo miniaturista.

También es notorio que en su mayoría las obras seleccionadas han marcado distancia con el tema de la identidad o las identidades nacionales y las ideologías explícitas, e incluso con el contexto espacio temporal: apenas dos obras y una de ellas de manera sugerida han abordado el tema del Covid, la pandemia y el confinamiento, pese a que la obra es también en su mayor parte resultado de trabajo realizado durante 2020.

Al igual que en las ediciones anteriores, también en las obras ganadoras en ambas categorías hay tanto propuestas tradicionales como innovadoras, aunque en general todas las piezas, aun las situadas dentro de ciertas convenciones, son originales y transformadoras en elementos de tratamiento, de contenido o de solución.

Ya el sábado pasado el Diario dio cuenta de la inauguración, celebrada un día antes, de la exposición de la V Bienal de Pintura “Atanasio Monroy”, convocada por la Universidad de Guadalajara y en la cual resultaron ganadores, en las categorías de artistas emergentes y consolidados, respectivamente, los yucatecos Ximena Gamboa Nieto y Emilio Said Charruf. La exposición se presenta en el contexto de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán y es de las contadas actividades presenciales de la Filey, ya que permanecerá abierta al público hasta el 26 de junio.

Instalada en las salas 8, 8 bis, 9 y 10 del Museo de Arte Contemporáneo Fernando García Ponce-Macay, la colección reúne más de 60 piezas y es un testimonio vivo del pulso de la creación pictórica mexicana contemporánea. Al reunir artistas de diversas latitudes nacionales y de generaciones también distantes entre sí se constituye como una oportunidad única de brindar al espectador el privilegio del encuentro con un banquete visual polisémico, rico y diverso.

Las dos obras ganadoras apuntan ambas hacia el lenguaje abstracto, aunque con realizaciones muy diferentes: la pieza “Espacio resultante de arquitecturas que se encuentran I” de Emilio Said intercala un diálogo de trazos estructurales, vectoriales y de energías precisas trazadas sobre el lienzo, eco indiscutible de su búsqueda a través de la intuición asertiva y la experimentación colateral en otras técnicas como la gráfica y el collage.

A su vez, “Farbe und Bewegung” de Ximena es por el contrario una abstracción más orgánica e intuitiva, con zonas de automatismos, texturas y transiciones brumosas. Entre otras piezas abstractas entre la obra seleccionada podemos mencionar “Acerca de la resurrección” de Antonio Ortiz, dueño de un lenguaje violento, libre y de gran originalidad, y “Situado” de Ricardo Pinto, pieza que obtuvo mención honorífica y que por su gran calidad técnica fue designada como la imagen del cartel de la VI Bienal de Pintura “Atanasio Monroy” 2022.

En contraste la figuración está presente, por ejemplo, con el trabajo minucioso y preciso de Verónica Conzuelo Macedo, ganadora del segundo lugar de artistas consolidados con “Paisaje gris I”, una imagen apaisada y de muy pronunciada horizontalidad que devuelve un conglomerado urbano de colonias populares tan extendido como desolado, vacío y desangelado, una clara imagen de la atmósfera incierta del confinamiento en las ciudades ocupadas pero al mismo tiempo despobladas de vida.

De la obra figurativa, el tercer lugar de los artistas con trayectoria correspondió a Luis Valsoto, con la obra titulada “La contemplación”, una pronunciada crítica al machismo contemporáneo y una de las pocas obras que se posicionan de manera visible ante un conflicto social.

También podemos resaltar la presencia de Yucatán con los artistas Samiah Farah con una obra de aproximaciones informalistas y una composición fuerte y atrayente, Daniel Rosel con “Visita inesperada”, una pieza de gran tamaño, figurativa, con elementos sincréticos y de fantasía, y el experimentado Ralf Walter con “El laboratorio del sueño” y “Génesis”, dos piezas abstractas en las que el autor deconstruye y reconstruye su universo de referentes del entorno.

En suma, la exposición de la Bienal “Atanasio Monroy”, convocatoria creada en 1999, presenta en el Macay la selección final obtenida de cerca de 2,634 obras registradas de 1,224 artistas, una criba que sin duda brinda una oportunidad al espectador, en el inmejorable contexto de la Filey, de disfrutar una inmersión en lo más contemporáneo de la pintura mexicana de nuestro tiempo.

 

PAN pide superar ''nefasto episodio''

Cartón de Tony: Deliberada mente