in

Dos visiones para México

 

Los pesimistas vs. los optimistas

Othón Baños Ramírez (*)

Para muchos analistas el año que comienza será difícil para nuestro país y no se espera que con el nuevo gobierno encabezado por AMLO, que recién comienza, las cosas vayan a cambiar tan rápidamente como el discurso oficial sugiere.

Durante la presentación del balance económico de fin de año, a mediados de diciembre en Santiago de Chile, la jefa de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, habló de un escenario incierto y complejo, no demasiado alentador y hasta pesimista. De acuerdo con sus proyecciones, para el año 2019 se espera un crecimiento de 1.7% en América latina, con una diferencia marcada entre México y Sudamérica, que crecerían 2.1% y 1.4%, respectivamente (“El País”, 2 de enero 2019).

México es diverso, con una sociedad desigual por donde se le quiera ver. Por ello es muy difícil lograr un crecimiento sostenible a corto plazo, seis años de un periodo presidencial.

La desigualdad prevaleciente es un problema estructural no solamente inaceptable desde el punto de vista social o de derechos, sino que es ineficiente desde el punto de vista del bienestar de los trabajadores.

Ya son casi cuatro décadas de que en México se siguen las políticas de porte neoliberal, tanto por los gobiernos del PRI como del PAN, sin que se hubiera logrado detener el proceso de deterioro económico que afecta los bajos salarios y el empleo informal que golpean fuertemente a los jóvenes.

El nuevo gobierno se pronuncia contra el neoliberalismo y dice que le dará prioridad a las necesidades del pueblo, especialmente de los jóvenes y de los adultos mayores. Pero de las palabras a los hechos hay un trecho muy largo. La realidad es que no solo en México, sino en todo el mundo el capitalismo golpea a la clase trabajadora, especialmente la desigualdad golpea más fuertemente a dos generaciones: la de los jóvenes (18-30 años) y la de los adultos mayores de 60 años.

Para darse una idea de la dificultad que enfrentará el gobierno en esa tarea veamos lo siguiente: en México rápidamente se está viendo crecer la población mayor de 60 años, con esperanza de vida cercana a los 80 años, la mayoría sin ingresos; de la misma forma, la población joven crece con mejor nivel educativo pero con salarios bajos, insuficientes incluso para darse un nivel de vida similar al de sus padres. Esta situación de carencia en que viven las dos generaciones repercute negativamente en la demanda agregada, o sea, en el bajo consumo y sin consumo vigoroso se frena el crecimiento económico.

Las políticas públicas del nuevo gobierno son costosas, asistencialistas y no atacan el problema estructural.

El aumento de los salarios mínimos poco remediará la situación de los jóvenes, quienes se vuelcan principalmente al mercado informal del empleo.

En lo político hay varios temas difíciles para el gobierno encabezado por AMLO: la cancelación del nuevo aeropuerto con un costo económico elevadísimo, los superdelegados que son repudiados por los gobernadores, las demandas ante la Suprema Corte de la Nación contra el tope salarial decretado recientemente; la llamada guardia nacional, que para unos significa la militarización de la policía, entre otros.

Frente a este escenario, “el pueblo sabio”, al contrario de los analistas, opina que el país estará mejor en 2019. La gente común pasó de ser pesimista (26%) en 2018 a ser optimista (67%) en 2019. La encuesta de Fin de Año 2018 muestra que el 67% de los mexicanos encuestados se siente optimista frente a 2019, sólo el 9% cree que este año será peor que el pasado 2018 y 14% piensa que será igual (recuperado el 04/01/2019, de “https://aristeguinoticias.com/0401/mexico”).

Por supuesto, es un optimismo discutible. Pero el hecho es que este es un bono enorme que tiene AMLO a favor, confianza del pueblo y legitimidad política, que podrá aprovechar para poner los cimientos de su nuevo gobierno. Todos esperamos que tenga éxito, que sea capaz de sacar adelante al país frente a los intereses creados que constituyen colosales obstáculos para un nuevo modelo de desarrollo.— Mérida, Yucatán.

othonbanos@hotmail.com

Doctor en Sociología, investigador de la Uady

 

Audiencias en curso

Otro dato para el autoelogio