in

El bipartidismo

Ernesto Guerra de la Peña
Artículo de Ernesto Guerra de la Peña

Yucatán: rompimiento

Por Ernesto Guerra de la Peña (*)

El pasado domingo vivimos la elección más grande de la historia en México. En todo el país se eligió a más de 21 mil funcionarios para igual número de puestos.

Solo en Yucatán se renovaron más de 800 cargos públicos, entre alcaldes, regidores y diputados locales y federales. A pesar del riesgo que representaba acudir a las urnas ante el aumento de los contagios de Covid en Yucatán, este escenario no impidió que las personas salieran a votar.

Ni siquiera el semáforo epidemiológico en naranja que marcaba el gobierno federal en nuestro estado detuvo a la mayoría del electorado. Según informes de la autoridad electoral, hubo un 63.82% de participación ciudadana en Yucatán.

A diferencia del escenario nacional, en el que no hubo un claro partido ganador, como lo fue en su momento Morena en el 2018, en Yucatán sí se tuvo un triunfador y un gran perdedor. El PRI, que contaba con 10 diputados de mayoría en legislatura fue derrotado en las urnas. Mientras que el PAN obtuvo la victoria en 14 de las 15 diputaciones locales.

Otra de las victorias del panismo fue el obtener un contundente triunfo en la alcaldía de Mérida, además de tres diputaciones federales y 42 municipios. El Partido Acción Nacional se convirtió en la principal fuerza política en el estado.

En rueda de prensa el excandidato del PRI a la alcaldía de Mérida, Jorge Carlos Ramírez Marín, reconoció que los resultados no le favorecieron y advirtió del peligro de otorgarle el poder absoluto a una persona. El excandidato hacía referencia a que al gobernador Mauricio Vila contará con una mayoría panista en el Congreso del Estado. La oposición deberá estar abierta al diálogo y llegar a acuerdos para sacar adelante sus iniciativas, a pesar de que la mayoría de los escaños serán ocupados por el PAN. Asimismo, buscar que la agenda de esta nueva legislatura apueste por el reconocimiento de los derechos humanos, lo cual ha sido un tema pendiente.

Otro de los puntos para el análisis sobre el resultado de la contienda es el posible inicio de un tripartidismo. En Yucatán, durante años, los únicos dos partidos que habían tenido peso en las elecciones habían sido el PRI y el PAN. Sin embargo, como bien lo remarcó Freddy Espadas Sosa en su artículo “¿Fin del bipartidismo?”, es una realidad que de manera reciente el partido Morena ha ido cobrando mayor fuerza en cada elección en la entidad, por lo que el rompimiento del bipartidismo podría ser una realidad. Solo en la elección de gobernador en el 2018, Joaquín Díaz Mena, con la coalición de Morena “Juntos haremos historia”, obtuvo 231 mil votos.

En cuanto a lo que respecta a esta elección, a pesar de que AMLO no tuvo presencia en la boleta, esto no impidió que la aprobación con la que contaba tuviera efecto en el resultado electoral de nuestro estado. Morena ganó una diputación local, dos diputaciones federales y logró obtener la alcaldía de Hunucmá, municipio el cual históricamente había sido gobernado por el PRI y el PAN.

En el caso de la contienda por Mérida, la diferencia de votos entre quienes se disputaron el segundo lugar: Ramírez Marín (PRI-PRD) y Verónica Camino (Morena) fue, según los últimos resultados del PREP, de solo un poco más 6 mil votos. Otro punto interesante a observar fue el caso de las diputaciones locales en donde muchos candidatos morenistas se ubicaron en el segundo lugar, superando a las y los candidatos priistas.

En el escenario nacional, las elecciones fueron marcadas como las más violentas en la historia reciente. Según la consultoría Etellekt, durante toda la campaña se presentaron más de 782 agresiones a los políticos y candidatos, entre ellos 91 asesinatos.

En el escenario local, el fin de las campañas representa un alivio para evitar el incremento de contagios y hospitalizaciones a causa del Covid-19. Si algo marcó estas elecciones fue un descuido de las medidas sanitarias en los mítines, caminatas, los cierres de campaña y las celebraciones de las y los candidatos.

Llegó el momento de hacer una reflexión de nuestro actuar en la pandemia. Debemos ser conscientes de que ningún sector poblacional es totalmente responsable del aumento de contagios. Además de la relajación de las medidas de los ciudadanos, la irresponsabilidad de algunos gobernantes nos llevaron a este escenario. Al final está en nuestras manos decidir cuál será el desenlace.— Mérida, Yucatán.

ernestoguerramx@gmail.com

@ernestoguerramx

Consultor y politólogo, estudiante de la Maestría en Comunicación Política y Marketing Electoral

 

 

Joven se lesiona al caer de su bicicleta en Ciudad Caucel

Argentina vuelve a tropezar