in

El estudio gerencial de los estados financieros

 

Fin del ejercicio fiscal

Fernando Ojeda Llanes (*)

Se ha terminado el año 2018 y para las empresas es final de ejercicio social o también llamado ejercicio fiscal. En este mes de enero es cuando los gerentes de las empresas deberían recibir sus estados financieros respectivos. Pretendo en este escrito relatar lo que un empresario debe realizar cuando tenga a la vista sus estados financieros, el título lo quise poner de una forma coloquial llamándole Estudio de Estados Financieros en vez del nombre técnico Análisis e Interpretación de Estados Financieros, esto con el objetivo de que aquellos que no son contadores puedan hacer una lectura de las cifras que se reportan en sus respectivos informes.

Los gerentes recibirán los siguientes documentos: Balance General o Estado de Situación Financiera; Estado de Resultados, llamado anteriormente Estado de Pérdidas y Ganancias; Estado de Flujo de Efectivo, llamado también Estado de Cambios en la Situación Financiera; Estado de Variaciones del Capital Contable y las Notas a Estados Financieros.

En mi relato me saltaré las Notas a los Estados Financieros porque por lo general los contadores o auditores son reiterativos al anotar las políticas contables, determinados desgloses de cuentas y una serie de datos que nunca son tomados en cuenta por los empresarios. Deberían comentarlas con sus contadores y si hay observaciones a corregir que se solucionen para que no vuelvan a anotarse de nuevo en el próximo ejercicio. Salvo aquellas que por norma deben escribirse.

Les recomiendo empezar estudiando el Estado de Resultados; en primer lugar, si tienen presupuesto lo que deben hacer es comparar sus cifras en los siguientes renglones: Ventas Netas, para darse cuenta si se cumplió el presupuesto o no para conocer si hubo crecimiento. Dividan la utilidad bruta por las ventas netas y obtendrán el porcentaje de margen bruto obtenido. Al ser comparado observarán si tuvieron mayor o menor margen. Resultado de Operación, que es el que les reportará si las operaciones que realizaron en el ejercicio fueron satisfactorias, obviamente el resultado debe ser una utilidad, al compararla podrán observar si tuvieron crecimiento en este resultado o fue menor. La utilidad neta comparada con la del presupuesto les proporcionará la información con respecto a si las acciones de su empresa aumentaron de valor de acuerdo con lo presupuestado o no se logró el crecimiento esperado.

Vean también el renglón de Resultado Integral de Financiamiento que comprende a los intereses que se pagan por créditos que obviamente no debe rebasar el resultado de operación que les llevaría a una pérdida financiera.

Cuando no se cuenta con un presupuesto anual, la comparación debe hacerse con las cifras del estado de resultado del ejercicio anterior para saber si hubo crecimiento o no y si sus expectativas del negocio se cumplieron.

Obviamente hay que darle una revisada a los Gastos de Operación, aunque ya se dieron cuenta si fueron mayores o menores al presupuesto al estudiar el resultado de operación, pero es importante revisar los gastos que deben dividirse en fijos y variables. Los fijos deben mantenerse prácticamente en línea con los del ejercicio anterior, salvo que haya habido cambios relevantes que afecten su tendencia. Los variables deben estudiarse en forma porcentual divididos entre las ventas y este porcentaje debe ser lineal al del año pasado. Tomen en cuenta que en cifras de dinero o absolutas los gastos variables aumentan cuando las ventas se incrementan o viceversa, pero en porcentaje debe ser lineal o, mejor dicho, el mismo porcentaje.

Si el porcentaje es mayor que el del año pasado, hay que hacer una revisión de los mismos para saber lo sucedido.

En caso de que no hubieran clasificado los gastos en fijos y variables, no podrán observar su tendencia porcentual porque se encuentran mezclados. Lo recomendable es hacer las comparaciones concepto por concepto de un año con el otro.

Midan su margen de utilidad sobre ventas dividiendo la utilidad del ejercicio entre las ventas netas y compárenla con la del ejercicio anterior, así podrán observar si hubo o no eficiencia operativa.

El estudio del Balance General debe hacerse sobre la estructura de capital y la del capital de trabajo. La de capital es observar si el pasivo total es mayor que el capital contable; si lo es, se podrán dar cuenta del riesgo que la empresa corre en relación a sus deudas. La estructura de capital de trabajo es ver si el activo de corto plazo es mayor que el pasivo de corto plazo; si no lo es, representa que la empresa tendrá problemas en su capacidad de pago. Pongan atención a sus saldos de inventarios y de cuentas por cobrar a clientes y compárenlas con las del ejercicio anterior. Observen si no tienen sobre inversiones en estos renglones porque son partidas de capital de trabajo que requieren fuertes inversiones.

Midan la rentabilidad de su aportación de capital dividiendo la utilidad neta del ejercicio entre el capital contable, de esta manera podrán darse cuenta del porcentaje de rendimiento que la empresa les está generando y si está dentro de sus expectativas y de acuerdo con el riesgo que se está corriendo en el negocio.— Mérida, Yucatán.

ferojeda@prodigy.net.mx

fernandoojeda.com

Doctor en Investigación Científica. Consultor de empresas

 

Balance del gobernador

Andresnatch