in

El mejor placer, la lectura

Editorial

La tarea

Roger A. González Herrera (*)

En su libro “Cartas a un joven novelista”, el premio Nóbel de Literatura Mario Vargas Llosa ofrece esta invaluable recomendación: “Lea muchísimo, porque es imposible tener un lenguaje rico, desenvuelto, sin leer abundante y buena literatura”.

Algo similar nos recomendaba el padre Alfredo Estrada Quirarte en la década de los 80, ahí en Buctzotz en las tardes luego de las “cascaritas” de fútbol en el atrio de la iglesia.

Sin embargo, él nos recomendaba leer todos los días el Diario de Yucatán, porque “es la forma más segura y rápida, no solo de estar bien enterado de los acontecimientos locales y del mundo, sino también para adquirir una buena cultura general”.

Consejo seguido

Debo decir que su consejo lo he seguido al pie de la letra en todos estos años, ya que el Diario ha sido un buen compañero de vida todas las mañanas junto con el café.

En estos tiempos de pandemia, la lectura es una vía de entretenimiento inigualable. Ahora las opciones son más amplias con los audiolibros y con las ediciones electrónicas que se pueden descargar en la tableta o en la computadora.

Mi recomendación, es que lean al menos un libro al mes. No importa el género, ni el volumen; lo que importa es que sean obras que capten nuestra atención desde las primeras páginas; si un libro no tiene ese don, no tiene caso seguirlo leyendo, hay tanta variedad, que es mejor dejar uno y tomar otro que pueda despertar la curiosidad y la imaginación.

En la obra que cité líneas arriba, “Cartas a un joven novelista”, el escritor de origen peruano, Vargas Llosa, recrea una supuesta correspondencia con un imaginario discípulo, a quien le da consejos sobre el artesanal arte de escribir novelas.

Recomendación

Dejando claro que no es un manual para aprender a escribir, el laureado autor de “Pantaleón y las Visitadoras” nos brinda geniales pistas de cómo surgen esas historias que nos transportan a imaginarios mundos, con lo que denomina “el poder de la persuasión”, que pocos autores logran llevar al clímax de la fantasía y “acortar la distancia entre la ficción y la realidad”.

Lo recomiendo ampliamente y reitero: lean muchísimo. Se los dejo de tarea.— Mérida, Yucatán.

rogergonzalezh@hotmail.com

Profesor

México cumple criterios del FMI

Cartón de Tony: Cruzada con condiciones