in

El museo, monumento en comodato para las artes

La sede del Macay fue anteriormente la sede del Arzobispado

El Macay en la cultura

Rafael Alfonso Pérez y Pérez (*)

Muchas de nuestras ideas se basan en las formas en que las personas pasan tiempo en los museos… (Jake Barton)

Existen inmuebles catalogados como bienes históricos o artísticos, depositados a fundaciones culturales sin fines de lucro, entre ellos el Museo de Arte Contemporáneo Ateneo de Yucatán, Macay, el cual a través de los años se ha convertido en un lugar de referencia de la plástica de nuestro Estado a nivel nacional e internacional.

Su permanencia es gracias al apoyo de la sociedad civil y las autoridades culturales a nivel estatal y municipal, con lo cual se aprecia la voluntad gubernamental en beneficio de la sociedad.

El Macay es uno de los lugares de importancia entre las diversas tendencias del arte contemporáneo. Ubicado en un punto estratégico geográficamente (ex Ateneo Peninsular o ex Arzobispado), frente a la Plaza Grande, no han faltado la codicia y los intereses ajenos malsanos, tanto del pasado como del presente, de emplearlo para otros fines que no sean el arte y la cultura.

Pero nuestra sociedad, la comunidad artística y los gobiernos han tenido la sensibilidad histórica de defenderlo y mantenerlo para este fin, bajo un comodato que garantiza desde el año de 1993 su apertura gratuita al público (sin fines de lucro).

Siempre nos preguntamos a qué se refiere este comodato, por lo que, tomando como base el celebrado con la Fundación Cultural Macay, A.C., podemos decir que se trata de un contrato por el cual uno de los contratantes, llamado “comodante”, se obliga a conceder gratuitamente el uso de una cosa no sustituible, y el otro, llamado “comodatario”, contrae la obligación de usar la cosa en los términos y usos convenidos (actividades educativas y culturales) hasta un determinado momento y restituirla de conformidad con el plazo acordado (por un período ilimitado).

La Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos en su artículo 2 establece que es de utilidad pública la investigación, protección, conservación, restauración y recuperación de los monumentos arqueológicos, artísticos e históricos y de las zonas de monumentos. La Secretaría de Cultura, el Instituto Nacional de Antropología e Historia, el Instituto Nacional de Bellas Artes y los demás institutos culturales del país, en coordinación con las autoridades estatales y municipales y los particulares, realizarán campañas permanentes para fomentar el conocimiento y respeto a los monumentos arqueológicos, históricos y artísticos.

Para entender la categoría del inmueble de “histórico” basta revisar la citada Ley en sus artículos 35 y 36, respectivamente: “Son monumentos históricos los bienes vinculados con la historia de la nación, a partir del establecimiento de la cultura hispánica en el país, en los términos de la declaratoria respectiva o por determinación de la Ley”; “Los inmuebles construidos en los siglos XVI al XIX, destinados a templos y sus anexos; arzobispados, obispados y casas curales; seminarios, conventos o cualesquiera otros dedicados a la administración, divulgación, enseñanza o práctica de un culto religioso”. El edificio reabierto en la primera mitad del siglo XX, durante el gobierno posrevolucionario, como el Ateneo Peninsular sirvió como punto de reunión de artistas, lo cual se retomó a partir de la inauguración del museo.

El edificio se erige con una dignidad que atrae al público visitante, ciudadanía y turismo, continuando con la vocación de realización de actividades educativas y culturales a través de las obras expuestas en sus salas y las distintas actividades que se realizan en las que convergen las distintas manifestaciones de las artes visuales. Por lo cual su permanencia coadyuva al cumplimiento del derecho constitucional a la cultura por las distintas instancias gubernamentales y en beneficio del desarrollo socioeconómico del pueblo yucateco.

Director del Museo Fernando García Ponce-Macay.

 

Impugnará el PAN tres resultados

Cartón de Tony: Románticos golpeadores