in

Enrique Pacheco Coello: Mayores problemas al erario

Me parece que la práctica de la mayoría de las grandes corporaciones, al no pagar correctamente sus impuestos, obliga al gobierno a aumentar la deuda pública y recortar puestos de trabajo afectando a las organizaciones proveedoras de las dependencias gubernamentales, que también recortan empleos, contribuyendo a convertir a la clase media alta en media, y los que los conservan tienen salarios que no les alcanzan para comprar su canasta básica cayendo incluso aún más durante la pandemia a la extrema pobreza.

Muchas familias debido al encierro tienen afectaciones sobre todo en lo mental por lo que, en la nueva normalidad, acuden en su mayoría a los psicólogos o a los psiquiatras por la frustración o depresión mental producto del confinamiento obligado de esta contingencia.

Las grandes constructoras se llevan la riqueza a sus bolsillos puesto que no les importa deforestar los bosques para edificar grandes condominios o locales comerciales que no funcionan, dejando a su paso negocios elefantes blancos. Basta recorrer las calles de las ciudades para ver los letreros de “en alquiler” y aun peor, le están quitando el pulmón de oxígeno a los que habitan en determinada entidad aumentando las enfermedades respiratorias en los pobres que impactan a su canasta básica al gastar sus pocos ingresos al tener que acudir a hospitales y médicos particulares. Al desforestar se dan los cambios climáticos que eran muros de contención donde se dan huracanes devastadores que dejan sin hogar a ciudadanos pobres y de extrema pobreza.

La pobreza obliga a emigrar a los hombres del campo en busca del sueño americano en donde existe un racismo como se han escuchado en las ultimas noticias con la muerte por cuestión de razas por parte de la policía en los Estados Unidos.

Otra estrategia es que las grandes corporaciones de corte internacional entran a un país e incluso, en alianzas con empresarios nacionales, compran franquicias con nombres exóticos eliminando a los pequeños comercios y a las PyMES propiciando más pobreza. Otra arista que se tendría que regular es el aumento de las sexoservidoras lo que se tendría que estudiar con profundidad, ya que con base al artículo quinto de la constitución política de los Estados Unidos Mexicanos a nadie se le puede impedir un trabajo licito, sin embargo, no pagan tributos, aunque mucho me temo que van a proliferar los explotadores y la trata de blancas, como sucede con la llamada venta de protección en los negocios formales.

Considero importante implementar estrategias, para evitar endeudar al país con un costo alto de intereses que al final de cuentas salen de la bolsa de los contribuyentes cautivos.

Por último, me preocupan los activistas pro aborto que olvidan que nos queda muy poco bono demográfico, me parece que no comprenden que, al existir menos jóvenes, los costos de las pensiones salen del erario público, lo que trae un mayor gasto público.—Mérida

Doctor en análisis estratégico y desarrollo sustentable por la universidad Anáhuac campus Mayab

Jóvenes detenido en Cacalchén; su andar los ''delató''