Marco Estrada, apaleado otra vez

Samayoa, confiado