in

Errores del pasado

feminicida de tahdziú

Obras en la Prolongación del Paseo de Montejo

Manuel J. Castillo Rendón (*)

El sábado 4 de enero, en la sección Local del Diario, sin autoría, se publica una nota en donde se informa que en breve el Ayuntamiento de Mérida y el Gobierno del Estado realizarán en conjunto una obra de repavimentación de la Prolongación del Paseo de Montejo, en el tramo comprendido entre el crucero con la avenida de Villas La Hacienda hasta donde se encuentra la asta bandera monumental, en el inicio de la carretera a Progreso, en Cordemex.

Si bien en el anuncio se deja ver una coordinación de acciones entre el Ayuntamiento y el gobierno del Estado, sin pretender herir los egos, deberá ser el Ayuntamiento quien coordine todos los trabajos, independientemente de que el gobierno del Estado ponga sus propios recursos humanos, materiales y económicos para la obra.

¿Por qué? Porque es una obra de competencia municipal, así de simple. Pero hacer los trabajos de mejoramiento vial y coordinarlos implica un compromiso y responsabilidad administrativa y profesional, que no pueden ignorar las características de la vialidad en la ciudad, como un espacio público multifuncional, ni a los ciudadanos como los usuarios del mismo.

Por ello señor alcalde licenciado Renán Barrera Concha, le recuerdo que cuando el Ayuntamiento a su cargo en el período 2012-2015 realizó las obras de mejoramiento vial en la calle 60 norte, del crucero del enlace hasta el paso a desnivel en donde se unen la prolongación del Paseo de Montejo y la calle 60, un grupo de arquitectos y algunas ciudadanos con discapacidad principalmente motora y visual, pertenecientes a las asociaciones locales, en varios artículos y entrevistas realizadas en abril de 2014, le fueron señalados los errores constructivos en materia de movilidad y accesibilidad universal incluyente de la obra, manifestándole que, por la magnitud de los trabajos, patearon la oportunidad de que su administración realizara una propuesta que marcaría un antes y un después en materia de movilidad.

Lástima, pero olímpicamente nos ignoraron.

Con el anuncio de ahora, tienen de nuevo la oportunidad de hacer las cosas como deben de ser, o van a cometer los mismos errores, lo que sería imperdonable, haciendo las cosas al “ahí se va”.

Pero la crítica no es válida si no hay alguna propuesta con argumentos que la validen, por lo tanto, como ciudadano y como profesional le sugiero lo siguiente:

Según la nota periodística del día 4, se menciona que habrá un “... levantamiento total y colocación de una nueva superficie de rodamiento (no repavimentación) que permita una mejor fluidez del tránsito vehicular (sic)”. Como nadie firma el artículo, no hay a quien echarle la culpa de que, en la frase, se olvidan de nuevo del peatón, sea éste con o sin discapacidad y del ciclista, dejando claro que, para el Ayuntamiento, el vehículo seguirá dominando en la movilidad en las vialidades. Después mencionan otras obras, y entre éstas, las aceras, pero, en materia de rampas y pasos peatonales ¿seguirán con las mismas soluciones constructivas actuales? Espero que no.

Reglamento

De entrada, le recuerdo que, en el mismo Reglamento de Construcciones Municipales, el tema de las aceras, rampas y pasos peatonales deja mucho que desear, porque las soluciones actuales no pasan las normas internacionales de movilidad universal incluyente. Por lo tanto, antes de construir, averigüen, consulten e investiguen en los temas siguientes: aceras: definir los itinerarios y las áreas para obstáculos (letreros, basureros, jardineras, arriates, registros, tomas de agua, rejillas, etc.; rampas: ubicarlas en las esquinas, sea bajando al nivel del rodamiento o subiendo éste al nivel de las aceras; bolardos: de concreto, porque la falta de educación vial e imprudencia de algunos conductores, han dañado los que se colocaron en el entorno al Centro Internacional de Congresos, muy bonitos, y elegantes, pero muy frágiles ante el impacto de un vehículo.

En cuanto a las vialidades, usando el sentido común, se puede establecer que los carriles de rodamiento permiten controlar la velocidad, puesto que más anchos invitan a mayor velocidad, y menos anchos obligan al conductor a reducir su velocidad.

La ubicación de dichos carriles, deben de mantener una trayectoria y un número de carriles continuo; es una invitación para provocar un accidente que, en un tramo de una misma vía, en una parte se marquen dos carriles y en la siguiente tres, o al revés. Recorra la calle 60 y lo podrá verificar.

¿Qué se puede hacer? A partir del camellón o de los centros (cumbrera) de una vialidad hacia afuera, marcar carriles de 3.30 m de ancho, y el residuo de la vialidad, colindante con las aceras, puede servir para: ampliación de aceras, ciclovía, bahías para paradas del transporte público, ornato para paisaje urbano y en algunos tramos, estacionamiento (marcándolo en el pavimento) de vehículos particulares o de carga.

El trazo de las vialidades debe estar supervisada, no se trata de dividir el ancho de la vialidad entre dos o entre tres carriles, como “aportación de la cuadrilla”, sino a una necesidad regulada y ordenada, de la movilidad vehicular.

Sobre la iluminación, hay que definir para qué va a servir, si es para peatones o para vehículos; en cuanto al mobiliario urbano, ¿cuál será su uso?, ¿se justifica?, ergonómicamente ¿es el adecuado?

En cuanto a la señalización y la señalética, también depende para qué y en dónde se colocará. Lo más importante de ambas, es que nos permiten recibir información de las condiciones del sitio y para la protección del peatón.

Señor alcalde, le recomiendo empezar por exigir un buen diseño que incluya una accesibilidad y una movilidad incluyente para esta vialidad, evitando repetir los errores de la calle 60 norte y de otras vialidades recientes, en donde parece que lo más importante era la ejecución de la obra y no la utilidad y funcionalidad adecuada para cualquier usuario.

Procure que esta obra no sea el medio para promover que más usuarios consigan una discapacidad temporal o definitiva a causa de un pésimo diseño, porque “así se hace siempre”!.

Colofón

El 17 de diciembre y después de muchos intentos, finalmente usted nos dio audiencia a los representantes de los fraccionamientos Villas del Sol, Gonzalo Guerrero y Campestre para que conociera de manera directa nuestra postura sobre el por qué de la ilegalidad cuando expidió en 2014 la primera Licencia de Construcción para 56 departamentos y en 2019 la segunda que amplió a 72 departamentos del “City Condos” Villas del Sol, quedando su equipo en enviarnos la Minuta de la Junta, así como la fecha, en enero, cuando ofreció visitarnos en el fraccionamiento, para escuchar a todos los vecinos afectados. Estamos pendientes de la citada minuta y de la fecha para la visita.

¿Le parece bien que esta última sea a más tardar en 10 días?—Mérida, Yucatán

Arquitecto, exfuncionario federal, estatal y municipal

Síguenos en Google Noticias

Viable, amparo contra un nuevo impuesto