in

Evocación

 

Amigo, amiga…

Por María del Pilar Loroño Maldonado (*)

“Después de todo, todavía queda espacio,

para repensar la vida y convertirla

en un ámbito mucho más silencioso”…

Los ritmos y las pausas,

nuestra fidelidad y creatividad

son la cara tal vez oculta

del tiempo que no hemos vivido.

Mientras, hacíamos proyectos

y nos jugábamos el pasado y el futuro

en inefables futilidades y ahora…

¿Qué compartiremos

con la gente que nos quiere?

“Hay que cambiar aprisa el decorado,

para que pueda florecer nuestra amistad,

que iluminará el escenario”.

¡Feliz día de la amistad!

Paz y bien.

Mérida, Yucatán, a 14 de febrero de 2019.

maestrapili2010@hotmail.com

Licenciada en Educación Básica por la UPN Unidad 311 Mérida

 

Reconoce la Procuraduría Agraria omisiones en su labor de defensa

Cartón de Tony: Otro misterio playero