in

Freddy Espadas Sosa: Brindis por la Facultad de Antropología

No hay pedagogía sin antropología. Entre ambas hay una circularidad fecunda y enriquecedora. Octavi Fullat en: Homo Educandus

En estos días la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Uady (FCA) está celebrando sus bodas de oro con la sociedad yucateca a la que sirve con creces.

Para tal efecto, se está llevando al cabo un amplio programa de actividades académicas y culturales bajo la modalidad virtual, en razón de que la larga noche de pandemia que todos enfrentamos nos impide realizar encuentros de manera presencial como solíamos hacer en la “vieja normalidad”.

Hay sobradas razones para alzar las copas y brindar por esta fausta efeméride de una institución que se ha convertido en centro de referencia regional, nacional e internacional, tanto por la calidad académica de sus programas educativos, como por el cúmulo de conocimientos relevantes que en ella se han generado mediante la investigación científica en las ramas antropológica, sociológica, arqueológica, lingüístico-literaria, histórica y comunicacional.

Sobre la dilatada y fecunda trayectoria de la FCA he publicado varios artículos en este espacio. El último, titulado “¡Hasta siempre, Antropología!”, estuvo motivado por mi profunda gratitud hacia esta institución en la que fui profesor de asignatura durante 30 años, amén de haber cursado mis estudios de Maestría en Antropología Social a inicios de los años noventa (Ver los editoriales “Relevo en Antropología”, y “Carta sin sobre”, Diario de Yucatán, Secc. Local, 8 de febrero y 31 de mayo de 2019, respectivamente).

Afortunadamente, la historia de la FCA ha comenzado a escribirse desde hace algún tiempo por parte de profesionales adscritos a la propia institución. Uno de los primeros trabajos a este respecto fue el libro “Salvador Rodríguez Losa. 1935-2002”, escrito por los historiadores Edgar A. Santiago Pacheco, Carlos Magaña Toledano y Jorge Luis Rodríguez Basora, y que fue presentado en agosto de 2015. Este texto se centra en la figura de quien es considerado un verdadero ícono en el desarrollo de la Antropología en Yucatán, ya que Rodríguez Losa fue uno de los primeros alumnos, maestro fundador y director de la entonces Escuela de Ciencias Antropológicas.

En reciente texto histórico con motivo del L aniversario de la FCA, Edgar Santiago Pacheco refiere que los antecedentes directos de esta institución se remontan a 1966, año en que el legendario Dr. Alfredo Barrera Vásquez vio cristalizados sus esfuerzos, ya que el 29 de julio de ese año el Consejo Universitario aprobó la impartición de las carreras de Antropología y Arqueología en lo que fue el Centro de Estudios Antropológicos (Ver Informe Fracto, 13-X-2020).

Dicho autor señala que en junio de 1970 se entregaron cartas de pasantes a los primeros y únicos egresados de dicho Centro en la rama de Antropología Social: Álvaro Brito Ancona, Manuel R. Ancona Escalante, Salvador Rodríguez Losa, Celinda Gómez Navarrete, Yolanda Ugalde Burgos y Jorge I. Ramírez Calderón, quienes fueron apadrinados por el Dr. Gonzalo Aguirre Beltrán.

Concluye Edgar Santiago que la historia de la hoy FCA inicia propiamente en octubre de 1970, cuando es inaugurada la licenciatura respectiva en el Palacio Cantón, bajo la dirección del Dr. Alfredo Barrera Vásquez y estando en la rectoría de la universidad el abogado Francisco Repetto Milán. Los primeros maestros fueron el Dr. Barrera Vásquez, Salvador Rodríguez Losa, Celinda Gómez Navarrete, Víctor M. Arjona Barbosa, Beatriz Repetto Tió, Rodolfo Ruz Menéndez y el escritor Humberto Lara y Lara.

A la FCA la he considerado en varios momentos como el principal bastión público de las ciencias sociales y las humanidades en la región peninsular. Mantengo esta percepción, aunque cabe destacar que existen otras instituciones en las que se desarrollan con singular ímpetu estas disciplinas: la ESAY, el Ciesas, las facultades de Educación, Economía y Derecho, la ENSY y la UPN Mérida, institución que guía su quehacer basándose en los principios del humanismo educativo y en las diferentes corrientes de la pedagogía crítica y libertaria.

En los marcos del aniversario que ahora celebra la FCA y en el contexto de la contingencia sanitaria que ha afectado drásticamente la forma de relacionarnos y las maneras de ver al mundo, a la sociedad y al propio ser humano, reiteramos que las ciencias sociales y las humanidades constituyen uno de los anclajes fundamentales en que la humanidad puede encontrar soluciones para los graves dilemas que enfrenta en la época contemporánea, caracterizada por el egoísmo, el exacerbado individualismo, la ambición desmedida por el dinero, la crisis valoral, la emergencia ambiental, etc.

Con esta reflexión final, sólo me resta saludar a todos los egresados, a mis apreciados exalumnos y excolegas de la academia, a todos los maestros activos y retirados. Igualmente, felicitamos a todo el personal de la FCA por la ingente labor que realiza todos los días para engrandecerla y brindar el mejor servicio posible a todos sus alumnos y alumnas.

Desde el obligado confinamiento va mi emotivo brindis, deseando una larga y fecunda vida para la FCA. ¡Enhorabuena y felices bodas de oro!— Mérida, Yucatán

canek_1999@yahoo.com.mx

Doctor en Educación. Director de la Universidad Pedagógica Nacional en Yucatán

Recuperan equipos de hemodiálisis robados, durante cateo a una casa