in

Gastos sin beneficio a la sociedad

Magnos proyectos

Por Luis Pazos (*)

Si le va mal a AMLO, le va mal a la mayoría de los mexicanos, por ello queremos que le vaya bien.

Para que eso suceda tiene que, con humildad y sensatez, reconocer los errores en varias políticas aplicadas en sus primeros tres años y rectificarlos, si quiere terminar como un buen presidente.

El error de abandonar el nuevo aeropuerto que se construía en Texcoco y ampliar el de Santa Lucía implica entre pagos por la cancelación y mejorar los viejos aeropuertos, gastos mucho más altos que terminar Texcoco, cuya capacidad sería 8.5 veces mayor que la de Santa Lucía, medida por puertas para aterrizaje.

A estas alturas todavía sale más barato continuar con Texcoco que mejorar Santa Lucía, que se saturará en 5 o 10 años, mientras Texcoco tendría capacidad para hasta 40 o 50 años.

Los monopolios

Cerrar la posibilidad legal de que empresas privadas participen en el sector petrolero y eléctrico, y regresar a los monopolios de los años 70 del siglo pasado, arguyendo que es por seguridad nacional, constituye una falsedad, pues esos monopolios aumentan la dependencia de gasolinas, gas y electricidad de empresas privadas en Estados Unidos.

Parece como si el gobierno de izquierda de la autollamada 4T prefiriera importar los faltantes de Estados Unidos a que los produzcan empresas privadas nacionales y extranjeras, que crean empleos en México.

La refinería que se construye en Dos Bocas, Tabasco, y el Tren Maya, que podrían edificar particulares con costo cero para el Estado, los construirá el gobierno, decisión que facilita la manipulación de miles de millones entre quienes compran y venden productos para su construcción, la que solo beneficiará a funcionarios públicos y a empresas que participarán en esos proyectos, no al pueblo que con sus impuestos aporta los recursos que utiliza el gobierno para esos fines.

La 4T recibió de gobiernos anteriores, según datos de la senadora Xóchitl Gálvez, 728 mil millones en ahorros colocados en diversos fideicomisos, para usarlos en fines específicos.

En los primeros tres años casi se los acabó el actual gobierno, sin que ese dinero se haya traducido en obras tangibles, transparentes y justificables.

El gobierno de AMLO recibió un fondo de estabilización de 262 mil millones, quedan 9, se gastó el 96.6%. Dispuso del total de un fondo para la Secretaría de Salud, de más de 100 mil millones. A pesar de esos recursos adicionales, continúa la escasez de medicamentos.

Hay salida si AMLO reconoce errores, los rectifica, aumenta la trasparencia en los monopolios estatales, y castiga a los corruptos del actual gobierno, no solo a los de anteriores.— Ciudad de México.

lpazos@prodigy.net.mx

@luispazos1

Profesor de Economía Política

 

 

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Evitar contagios de Covid-19 en transporte público

IMSS busca romper cadenas de contagios de Covid en transporte público

Paté de Fuá & Mafud en concierto