in

Gigante de la música

Yucateco universal

Marcelo Pérez Rodríguez (*)

No quise dejar en el tintero mi sentir por el fallecimiento de don Armando Manzanero. Al conocer su deceso bosquejé unas líneas y recordé las canciones de él que escuchaba en la pubertad y adolescencia, y ahora le doy forma a todo y escribo como homenaje a un gran compositor y orgullo yucateco que puso en alto el nombre de nuestro estado y país.

Los que ya cruzamos las cinco décadas y más crecimos escuchando las canciones románticas de Armando Manzanero, principalmente “Adoro”, “Esta tarde vi llover”, “Felicidad”, “Contigo aprendí” y “Somos novios”, por mencionar algunas. Es más, les sirvieron a muchos para enamorar.

Esas canciones las seguí escuchando al cruzar la adolescencia, y antes de cumplir los 20 años paladeaba esos versos con el sonido del río o de los animales como fondo en la sierra o en los poblados rurales en donde estuve laborando, y hacían que añorara mi tierra yucateca.

En esas noches solitarias y sin luz ponía mi pequeño radio de transistores en la XEW y escuchaba los boleros románticos de Armando Manzanero, Leonardo Fabio, Leo Dan, Sabú , José José, Javier Solís, Angélica María, Alberto Vázquez y muchos más en esas serenatas nocturnas.

Ya en el estado seguí escuchando esa música, pues fue parte de mi formación en los años mozos y quedé marcado de esa época por una pléyade de cantantes y conjuntos musicales surgidos en los 60s y 70s. En la juventud le cantaba a mis hijas canciones de Manzanero y de Leonardo Fabio, entre otras, cuando salíamos de paseo o les ponía casetes para escucharlos y otros autores. Después llegaron los CD y ahora el USB y hay más facilidad para escuchar y grabar las canciones que uno desea con la tecnología.

Por todo lo vivido, en mi gusto musical están las canciones de Manzanero y fue un golpe escuchar de su fallecimiento.

Fue profeta en su tierra, como él aseguraba, aunque quizá no lo valoramos en toda su magnitud por tenerlo cerca. Afortunadamente, una cantidad de jóvenes ya se relacionan con canciones románticas de autores del ayer, porque hay cantantes actuales que se arriesgan a cantarlas e incluso se convierten en éxitos de nuevo en sus voces y con esas melodías se renuevan en el gusto de otras generaciones.

La música en general es arte. Pero lo que escucha uno de niño y adolescente se convierte en sólida formación, queda esa música en el gusto personal. Por eso es importante que a los niños y jóvenes, además de la música de hoy, se les dé la oportunidad de escuchar canciones del ayer.

Armando Manzanero fue en busca de su sueño de músico y compositor y dejó su tierra, aunque regresaba y compartía tiempo en su adorado estado. Se inició como acompañante con el piano de grandes artistas, sin olvidarse de componer. Sus primeros éxitos, que incluso él cantaba, comenzaron a darle fama y popularidad. En lo personal, a pesar de que escucho sus canciones en voces de otros cantantes, me gusta oír la voz de Manzanero cantar sus propias canciones.

Por su esfuerzo, constancia y amor a la música, Manzanero logró sus objetivos, metas y sueños. Pudo estar vigente durante más de seis décadas y sus canciones son escuchadas en varios idiomas y llegaron a muchas partes del mundo.

Armando Manzanero tuvo talentos, cualidades y defectos. Nos quedamos con los dos primeros.— Mérida, Yucatán.

marpero53@yahoo.com.mx

Profesor

 

Texto de la ventana

Acuerdo luego de robar ropa

Mauricio Vila: “Fue el año más difícil”