in , ,

Guillermo Fournier: El arte de liderar

Guillermo Fournier: El arte de liderar


El auténtico líder no es aquel que busca sumar adeptos, sino quien trabaja decididamente en la formación de nuevos liderazgos.

La capacidad de convocatoria, el ser carismático o la habilidad persuasiva son características importantes que permiten influir sobre los demás, pero el liderazgo va más allá de estos dotes.

Por supuesto, quien aspire a ser un líder deberá desarrollar aptitudes y actitudes determinadas.

Sin comunicación asertiva ni trabajo en equipo, no podrá ejercerse un liderazgo duradero.

La imposición por fuerza autoritaria o la manipulación por medio de engaño son formas distorsionadas de mando y debe precisarse que quienes incurren en estas conductas no pueden ser llamados líderes.

Por el contrario, quienes fungen como referentes de acción por su congruencia notable, sí son capaces de trascender en su entorno.

El buen ejemplo genera un impacto perdurable con el poder de movilizar conciencias.

Por eso, el líder busca despertar convicciones en las personas con las que interactúa, con el propósito de invitarlos a actuar para alcanzar metas comunes.

El fuego en la llama de una sola vela es suficiente para encender cientos de velas más. Así, el liderazgo comprometido busca expandir los ideales de una agenda social responsable.

Se ha dicho que solamente los valientes que creen poder cambiar el mundo, son quienes finalmente consiguen hacerlo.

El líder se apoya en ideas de terceros, procura la cohesión entre sus colaboradores y tiene visión de futuro.

Siempre recuerda: Si quieres ir rápido, ve solo; si quieres llegar lejos, entonces ve acompañado.

Lanzan tema de Freddie Mercury nunca escuchado